Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La Sociedad para la Amistad Ruso-Chechena clausurada en aplicación de la nueva ley de ONG

Amnistía Internacional deplora la decisión de clausurar la Sociedad para la Amistad Ruso-Chechena. Un tribunal de la ciudad de Nizhni Novgorod ha ordenado hoy, 13 de octubre del 2006, el cierre de esta organización no gubernamental que vigila las violaciones de derechos humanos que se cometen en Chechenia.

 

“El fallo judicial de hoy parece ser un paso más en una estrategia cuidadosamente calculada para desembarazarse de una organización que hablaba con firmeza en favor de las víctimas de las violaciones de los derechos humanos en Chechenia”, explica Nicola Duckworth, directora del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

 

“La estrategia comenzó con el hostigamiento de sus activistas, y escaló hasta que se entablaron varias acciones judiciales simultáneamente contra la organización y su membresía, para tratar así de paralizar su labor.”

 

El tribunal se apoyó en una nueva ley que prohíbe que una organización no gubernamental (ONG) sea dirigida por una persona a la que se haya declarado culpable de actividades “extremistas”. El director ejecutivo de la Sociedad para la Amistad Ruso-Chechena, Stanislav Dmitrievskii, fue declarado culpable el 3 de febrero del 2006 de “odio racial”, por haber publicado artículos de líderes separatistas chechenos en los que no se propugnaba la violencia. Amnistía Internacional considera que lo condenaron por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión, y que no debía haber sido sometido a juicio en primer lugar.

 

“No sólo ha sufrido Stanislav Dmitrievskii personalmente a causa de esta injusta sentencia, sino que ahora se han servido de ella para clausurar una valiosa organización humanitaria y de derechos humanos”, añade Nicola Duckworth.

 

"¿Estamos presenciando los primeros frutos de la nueva ley de ONG y el modelo que se seguirá para continuar la represión de las voces independientes?"

 

Amnistía Internacional considera que la sentencia contra Stanislav Dmitrievskii debe ser anulada, y que debe permitirse que la Sociedad para la Amistad Ruso-Chechena continúe con su importante labor.

 

Según el fallo judicial la Sociedad dispone de dos meses de plazo para preparar su clausura, y durante este tiempo puede interponer recurso de apelación. Stanislav Dmitrievskii manifestó a Amnistía Internacional que la ONG apelará al Tribunal Supremo de la Federación Rusa: "Esta decisión judicial no pondrá fin a nuestra labor de derechos humanos; encontraremos la forma de seguir adelante. Las autoridades se equivocan si creen que nos han silenciado”.

 

Información adicional
Los observadores de la Sociedad de la Amistad Ruso-Chechena vigilan las violaciones de derechos humanos que se producen en Chechenia y en otras partes del Cáucaso Septentrional. El personal y voluntariado de Nizhni Novgorod y el Cáucaso Septentrional emiten a diario comunicados de prensa sobre “desapariciones” y otras graves violaciones de los derechos humanos, comunicados que se difunden a través de un proyecto de la ONG: la Agencia de Información Ruso-Chechena. En el 2005, las autoridades tributarias y el departamento de registro del Ministerio de Justicia entablaron acción judicial contra la organización simultáneamente. Al mismo tiempo, Stanislav Dmitrievskii y otro miembro del personal, Oksana Chelysheva, recibieron panfletos amenazadores en los que se acusaba a los defensores de los derechos humanos de ser “traidores” y simpatizantes de “terroristas”.