Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Estados Unidos retiene desde hace 40 años a dos presos en celdas de aislamiento

Robert King, uno de los Tres de Angola, estuvo 29 años recluido en aislamiento en la prisión de Angola, Luisiana.

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 6.971 firmantes

Petición antes del cierre

Dos hombres llevan casi 40 años en régimen de aislamiento, encerrados en su celda 23 horas al día.

Esta acción ha finalizado. Damos la gracias a las casi 7.000 personas que se han sumado a la campaña para pedir al gobernador de Luisiana que se ponga fin inmediatamente a la situación de reclusión en régimen de aislamiento en la que se encuentran Albert Woodfox y Herman Wallace,  "los dos de Angola", desde hace  40 años.

Estas firmas, junto con 60.000 más recogidas en todo el mundo se entregaron a la oficina del gobernador de Luisiana, en Baton Rouge, el 17 de abril 2012, fecha en la que se cumplían 40 años desde que se aplicara a Albert Woodfox y a Herman Wallace el régimen de aislamiento.

La organización sigue trabajando para que Estados Unidos no someta a ningún preso a   condiciones crueles, inhumanas y degradantes, en violación de las obligaciones que ha contraído en virtud del derecho internacional.

Petición original:
Albert Woodfox
, de 64 años, y Herman Wallace, de 69, llevan encarcelados en régimen de aislamiento casi 40 años, la mayor parte del tiempo en la Penitenciaría Estatal de Luisiana (conocida como Prisión de Angola). Durante todo este tiempo, Albert Woodfox y Herman Wallace han permanecido recluidos en celdas de 2x3 metros durante 23 horas al día. Apenas han podido leer libros, periódicos o ver la televisión y en ningún momento se les ha permitido trabajar o tener acceso a educación. La interacción social se ha limitado a visitas ocasionales de familiares y amigos y a llamadas telefónicas restringidas.

Décadas de encierro en aislamiento han tenido un efecto psicológico evidente sobre estos dos hombres y sus abogados denuncian que ambos sufren graves problemas de salud causados o agravados por los años de rigurosa reclusión.

A lo largo de todos estos años, las autoridades penitenciarias de Luisiana no han sometido a una revisión significativa el aislamiento ininterrumpido de estos hombres.

Albert Woodfox y Herman Wallace fueron detenidos originalmente por robo a mano armada pero después fueron condenados por el asesinato de un guardia de la prisión en 1972, algo que ellos siguen negando. Creen que fueron implicados en este asesinato por fundar en prisión una rama del Partido de las Panteras Negras para reclamar mejores condiciones para los presos en un momento en que la Prisión de Angola estaba inmersa en una dura cultura de la violencia, con numerosos asesinatos y un uso extendido de la esclavitud sexual entre los presos.

Nunca se han encontrado pruebas materiales que vinculen a estos dos hombres con el asesinato del guardia, se han perdido pruebas de ADN potencialmente exculpatorias y las condenas se basaron únicamente en testimonios de otros reclusos. Durante estos años han aparecido documentos que sugieren que el testigo principal fue sobornado por funcionarios de la prisión y que la fiscalía ocultó pruebas sobre el testimonio perjuro de otro recluso. Otro testigo se retractó más tarde de declaración.

Tras permanecer en la misma prisión durante casi 40 años, ahora los mantienen recluidos en instituciones distintas donde continúan sometidos a condiciones crueles, inhumanas y degradantes, en violación de las obligaciones contraídas por Estados Unidos en virtud del derecho internacional.

Exige que se ponga fin inmediatamente a la situación de reclusión en régimen de aislamiento en la que se encuentran Albert Woodfox y Herman Wallace.