Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Colombia: Ochenta activistas muertos en el año de la paz

Emilsen Manyoma
Emilsen Manyoma

El 17 de enero de 2017 se encontraron los cadáveres de Emilsen Manyoma y de su compañero, Joe Javier Rodallega, en Buenaventura. Emilsen era lideresa de la red Comunidades Construyendo Paz en los Territorios (CONPAZ) que defiende los derechos de los grupos afrodescedientes, indígenas y campesinos que propugnan la justicia social y medioambiental.

Emilsen era valiente; dio la cara por otras personas. Alzó la voz frente a quienes quieren expulsar a la población afrodescendiente de Buenaventura en pos de intereses económicos y para ello no dudan en torturarla o directamente matarla.

Diez defensores y defensoras de derechos humanos fueron asesinados en Colombia en enero de 2017. Ochenta en 2016, el año del acuerdo de paz. Una preocupante tendencia al alza que no cesa.

Cada día llegan noticias de incursiones paramilitares en diferentes regiones de Colombia; diversos grupos armados tratan de tomar el control de algunos de los territorios antes controlados por las FARC.

Gran parte del horror que ha vivido Colombia durante décadas no está directamente vinculado al combate directo entre las partes, sino en los ataques selectivos contra civiles. Quienes trabajan defendiendo los derechos o protegiendo la tierra y los recursos naturales frente a poderosos intereses económicos y políticos, siguen en el punto de mira.

Poner fin a los combates entre las fuerzas de seguridad estatales y las FARC no significará una paz real si  las autoridades no toman medidas efectivas para parar los ataques contra civiles.

Pide al Presidente colombiano que garantice también la paz a defensoras y defensores de derechos humanos, a activistas sociales y comunitarios.

¡Firma!
Firma la petición
Ayúdanos a llegar a 10.000
7.682 firmas
Fima y enviaremos esta petición en tu nombre al Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos

Enviaremos esta petición junto con tu nombre, apellidos y correo electrónico.

Señor Presidente:

Le escribo para expresarle mi profunda preocupación por el elevado número de defensores y defensoras de los derechos humanos, líderes sociales y comunitarios que han sido víctimas de homicidio en 2016. A pesar de la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, una paz real no será posible si no se pone fin a los ataques de los grupos armados contra civiles.

Por ello, pido a las autoridades colombianas que:

- Garantice la seguridad de los defensores y defensoras de los derechos humanos, incluidos líderes sociales y comunitarios en peligro, de estricta conformidad con las necesidades y demandas de los propios afectados;

- garantice que se realizan investigaciones exhaustivas e imparciales sobre el ataque y las amenazas contra líderes sociales y comunitarios, se hacen públicos sus resultados y que los responsables de los ataques comparecen ante la justicia y son juzgados con las debidas garantías ante tribunales civiles;

- emprenda acciones inmediatas para disolver los grupos paramilitares y romper sus vínculos con las fuerzas de seguridad, de acuerdo con los compromisos expresos formulados por el gobierno;
garantice el cumplimiento de sus obligaciones respecto a la protección de quienes defienden los derechos humanos, establecidas en la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos adoptada por la ONU en 1998.

Atentamente,

Es la primera vez que actúo
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad