Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Acciones que cambian vidas

Seán Binder (izquierda) y Sarah Mardini (derecha) (c) Amnistía Internacional

En Grecia salvar vidas puedes llevarte a la cárcel

Sarah Mardini y Seán Biden corren el riesgo de ir a la cárcel en Grecia por intentar salvar vidas cuando colaboraban como voluntarios de salvamento para una organización en Lesbos.

Podrían ser condenados hasta a 25 años de prisión. Se les acusa de espionaje, tráfico de personas y pertenencia a una organización criminal. De hecho ya pasaron más de 100 días en la cárcel antes de quedar en libertad bajo fianza en diciembre de 2018.

Ayudar a quien se puede ahogar en el mar nunca debería ser considerado un delito. En vez de criminalizar a Sarah y Seán, el gobierno griego tendría que ocuparse de proteger los derechos de las personas refugiadas que llegan a sus costas después de un viaje lleno de peligros al que se vieron obligadas para huir de la guerra, la violencia o la persecución en sus países.

¡Exige a Grecia que retire todos los cargos contra Sarah y Seán!