Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Singapur

Información extraída de nuestro Informe 2017/18

La reforma de la Ley de Orden Público de Singapur confirió más poderes a las autoridades para restringir o prohibir las reuniones públicas. La libertad de expresión y de reunión sufrió un nuevo golpe al presentarse cargos contra personas que participaron en protestas pacíficas.

En abril se aprobaron enmiendas a la Ley de Orden Público que imponían más normas a quienes organizaran eventos públicos. La ley modificada disponía que los organizadores debían solicitar permiso al menos 28 días antes de un evento e informar a la policía sobre la dimensión estimada de la concentración. El incumplimiento de estas normas era punible con una multa de hasta 20.000 dólares de Singapur (14.297 dólares estadounidenses), una pena de hasta un año de prisión o ambas. Las solicitudes de permiso podían ser rechazadas si el propósito de la concentración era político o si asistían a ella, la organizaban o la financiaban personas extranjeras.1

La policía investigó a defensores y defensoras de los derechos humanos por participar en reuniones públicas pacíficas. En junio, 9 activistas que habían celebrado una protesta silenciosa fueron investigados por reunirse sin el permiso requerido por la Ley de Orden Público. En septiembre se investigó a 10 activistas por haber celebrado una vigilia pacífica por Prabagaran Srivijayan la víspera de su ejecución, en julio.2 En noviembre se presentaron varios cargos contra el activista Jolovan Wham por su papel en varias reuniones pacíficas a lo largo de un año, incluida la protesta y vigilia silenciosa por Prabagaran Srivijayan.3

En agosto se impuso una multa de 7.000 dólares de Singapur (5.122 dólares estadounidenses) al abogado Eugene Thuraisingam por desacato al tribunal tras publicar en las redes sociales un poema sobre la ejecución de su cliente, Muhammed Ridzuan Mohd Ali. Se inició un proceso por desacato al tribunal contra el académico residente en Estados Unidos Li Shengwu por una publicación en Facebook donde insinuaba que los tribunales de Singapur no eran independientes. En septiembre, el artista y activista Seelan Palay fue detenido en aplicación de la Ley de Orden Público por llevar a cabo una performance de carácter político frente al Parlamento.

Se seguían llevando a cabo ejecuciones en la horca por asesinato y narcotráfico. El 14 de julio, el ciudadano malayo Prabagaran Srivijayan fue ejecutado a pesar de que en Malasia estaba pendiente una apelación sobre su caso.4

Las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales siguieron sufriendo discriminación. En julio, las autoridades exigieron a la organización del festival anual LGBTI Pink Dot que efectuara controles de identidad. Se prohibió oficialmente participar a las personas extranjeras.5

Varias ONG criticaron las condiciones de vivienda de las trabajadoras y trabajadores extranjeros, y al menos una empresa constructora fue multada por alojar a estas personas en condiciones insalubres.

Se siguieron llevando a cabo arrestos en virtud de la Ley de Seguridad Interna, que permitía la detención sin cargos ni juicio durante periodos de dos años, renovables de forma indefinida.

  1. Singapore: Authorities given broad new powers to police protests (noticia, 4 de abril)
  2. Singapore: Investigation into peaceful assembly is the latest effort to intimidate human rights defenders (ASA 36/7076/2017)
  3. Singapur: Activista se enfrenta a siete cargos por protestar pacíficamente (ASA 36/7516/2017)
  4. Singapur: Ciudadano malasio ejecutado en la horca con apresuramiento y secretismo (ASA 36/6740/2017)
  5. Singapore: Restrictions to LGBT gathering another attempt to suppress activism (ASA 36/6386/2017)
República de Singapur
Jefa del Estado: Halimah Yacob (sustituyó a Tony Tan Keng Yam en septiembre)
Jefe del gobierno: Lee Hsien Loong
Ver más contenidos