Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Lituania

Información extraída de nuestro INFORME 2022/2023

Las personas que huían de Ucrania fueron bienvenidas y recibieron ayuda; otras personas refugiadas y migrantes fueron devueltas a Bielorrusia o sometidas a detención arbitraria, negación de asilo y, en algunos casos, tortura y otros malos tratos. Continuaron sin legalizarse las uniones entre personas del mismo sexo.

Derechos de las personas refugiadas y migrantes

Lituania prestó asistencia y concedió acceso al menos a 71.932 personas que habían huido de Ucrania tras la invasión rusa. Las personas refugiadas y migrantes no europeas que llegaban de Bielorrusia continuaron sufriendo violentas expulsiones sumarias, detenciones arbitrarias y otras violaciones de derechos humanos. La guardia de fronteras llevó a cabo la devolución sumaria a Bielorrusia de al menos 11.097 personas a lo largo del año a pesar del riesgo de que éstas sufrieran tortura y otros malos tratos a manos de las autoridades bielorrusas.1

En junio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea resolvió que la legislación de excepción de Lituania incumplía el derecho comunitario porque privaba a la gente de la posibilidad de solicitar asilo y disponía su detención automática basada únicamente en su entrada irregular. La legislación continuaba en vigor al final del año. En agosto, el Ministerio del Interior propuso legislación que formalizaba aún más la práctica de las devoluciones sumarias en la frontera.

En marzo, casi 4.000 personas continuaban en detención arbitraria prolongada en centros gestionados por el gobierno, donde se les negaba el acceso a un procedimiento de asilo adecuado. La mayoría obtuvo permiso posteriormente para salir de los centros a raíz de decisiones judiciales; en diciembre continuaban detenidas 39 personas.

En los centros de detención, las personas refugiadas y migrantes sufrían hacinamiento, restricciones de circulación desproporcionadas y acceso insuficiente a aseos y asistencia médica. En enero y julio, la defensora del Pueblo concluyó que las condiciones de reclusión en los centros de Kybartai y Medininkai constituían trato inhumano y degradante. El centro de Medininkai se cerró posteriormente y las autoridades decidieron cerrar el de Kybartai a principios de 2023.

Los agentes que llevaban a cabo expulsiones sumarias en la frontera o respondían a las protestas en los centros de detención agredieron a solicitantes de asilo y migrantes con porras, pulverizadores de pimienta y pistolas Taser.

Los días 1 y 2 de marzo, un escuadrón antidisturbios asaltó el centro de detención de Medininkai. Los agentes humillaron sexualmente a varias mujeres negras obligándolas a salir al frío medio desnudas y con las manos atadas, y encerrándolas después en un contenedor. En octubre, las autoridades policiales finalizaron una investigación preliminar sobre el asalto indicando que se carecía de indicios y razones objetivas para iniciar una causa penal.

Derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI)

En mayo, el Parlamento empezó a debatir un proyecto de ley de compromiso que introducía las uniones civiles neutras en cuanto al género y reconocía ciertos derechos a las parejas del mismo sexo. En 2021 había sido rechazado en votación un proyecto de ley anterior que legalizaba las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

Derecho a verdad, justicia y reparación

En enero se supo que Lituania había pagado una indemnización de unos 100.000 euros a Abu Zubaydah, ciudadano palestino recluido en Guantánamo. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos había fallado en contra de Lituania en 2018 por facilitar deliberadamente su desaparición forzada y tortura a manos de la CIA. Abu Zubaydah no pudo recibir la indemnización porque continuaba detenido y con sus activos congelados.

En marzo, Lituania firmó un acuerdo con Ucrania y Polonia para establecer un equipo conjunto encargado de investigar los crímenes de derecho internacional cometidos en Ucrania.

  1. Lithuania: Forced Out or Locked Up – Refugees and Migrants Abused and Abandoned, 27 de junio
República de Lituania
Jefe del Estado: Gitanas Nausėda
Jefa del gobierno: Ingrida Šimonytė