Saltar al contenido

¡Conviértete en un operador de drones de combate! Aprende a manejarlos en 2 misiones de entrenamiento y 3 misiones con fuego real en Afganistán. Enfréntate a la presión de conseguir tus objetivos militares sin violar las leyes de la guerra y haciendo frente a los hackers que ponen en riesgo tu misión.

B3H1ND Drones y Hackers, desarrollado por Amnistía Internacional e Intelygenz, te sumergen en las operaciones militares con drones, aeronaves no tripuladas y teledirigidas que proliferan en los conflictos armados.

Descubre más sobre los drones militares

Casi invisibles e implacables, los drones militares se han convertido en una amenaza cotidiana para miles de personas en el mundo. Arma que simboliza como ninguna la llamada “guerra global contra el terrorismo” liderada por Estados Unidos, también suscita una enorme preocupación: ¿Respetan los drones las leyes de la guerra, es decir, las normas internacionales que protegen a los civiles en los conflictos armados? O muy al contrario, ¿están fuera de control?

Los drones armados proliferan, y su mortífero uso se extiende por muchas regiones del mundo asoladas por los conflictos armados: Irak, Afganistán, Pakistán, Yemen, Gaza... Aeronaves teledirigidas capaces de disparar misiles, mucho más baratos que los aviones de combate convencionales, más fáciles de mantener, más manejables, su mera presencia infunde terror en la población de las zonas donde opera.

Este terror tiene una razón de ser. Los ataques con drones golpean con frecuencia a la población civil, causando un enorme sufrimiento en personas que no tienen por qué pagar el coste de los conflictos armados. El derecho internacional es claro: atacar a civiles que no participan en las hostilidades constituye un homicidio ilegítimo, y puede constituir un crimen de guerra.

¿Ventajas tácticas de los drones? Quien defiende su uso hace referencia a su "seguridad": el hecho de que sean aeronaves teledirigidas permite usarlos en misiones sin arriesgar la vida del piloto. Pueden realizar misiones más largas que las de un avión clásico pilotado de reconocimiento. Y su supuesta precisión en el ataque hace que se minimicen los daños colaterales...

La realidad es bien distinta: Las operaciones militares con drones se desarrollan en el secretismo más absoluto. Las víctimas civiles son numerosas. Nadie rinde cuentas por los ataques. Rara vez los Gobiernos investigan. Nadie se sienta en el banquillo por los ataques a gente inocente. Ninguna víctima civil recibe reparación por los daños sufridos.

En Estados Unidos, las operaciones con drones pueden estar dirigidas por la CIA y no por los militares, de modo que se consideran “secreto de Estado” o son simplemente negadas. Cuando la agencia ejecuta un asesinato selectivo en otro país, las víctimas no tienen manera de hacer valer sus derechos ante la justicia. Y al negar los ataques, tampoco hay posibilidad de perseguir a los autores.

© Mohammad Sajjad

Algunas cifras

957

Muertes causadas por los ataques de drones en Pakistán en 2010

300

Número de operaciones con drones en Pakistán desde 2004

20%

Proporción estimada de víctimas civiles en estas operaciones

Las miles de personas en el mundo que viven bajo el vuelo de los drones sufren un verdadero infierno. Viven en el constante temor de sufrir un ataque fulminante que en ocasiones es totalmente arbitrario. Nuestros investigadores han comprobado que las consecuencias en la gente son devastadoras: más allá de los daños físicos y psicológicos, los ataques sostenidos desestabilizan y desestructuran las comunidades, instauran un clima de desconfianza, destruyen los lazos sociales, ponen en duda la legitimidad de las autoridades...

Entre 2005 y diciembre de 2011, el número de países que disponían de drones militares ha crecido de 41 a 76. En 2014 y 2015 parece confirmarse este tendencia: 90 países y otros agentes no estatales estarían usando drones. Entre ellos, 20 países tendrían programas de desarrollo de drones armados y 10 países los poseerían en la actualidad. Más de 50 países fabricarían cerca de 900 drones diferentes. El mercado está dominado por Estados Unidos e Israel que disponen de la tecnología punta en este tipo de armas.

Ahora que cunde la euforia y muchos países quieren adquirir drones militares, es fundamental la transparencia y el control para luchar contra la impunidad en los ataques a civiles. El Congreso de Estados Unidos, por ejemplo, debe abrir de inmediato una investigación independiente sobre los ataques con drones de la administración Obama en otros países después de que un informante anónimo filtrara  The Drone Papers, documento que desvela el alarmante coste humano del uso de drones armados y muestra los fallos del proceso de toma de decisiones de ataques efectuados en diferentes países.

Mamana Bibi, víctima mortal de un ataque dron

Mamana Bibi, una mujer campesina de 68 años, vivía con su familia en una granja de la región de Waziristán Norte, en Pakistán. En octubre de 2012, un día como cualquier otro, Mamana sufrió el ataque de un misil lanzado desde un dron estadounidense mientras recogía hortalizas cerca de su granja. Ella murió al instante, y la metralla hirió a varios miembros de su familia. Nadie ha asumido la responsabilidad del ataque.

Nuestro investigador Mustafa Qadri denunció este caso.

Mira el vídeo

Más cifras

40

Intervalo medio en días entre ataques con drones bajo la administración Bush

4

Intervalo medio en días entre ataques con drones bajo la administración Obama

17

Víctimas mortales, mayoritariamente civiles, de un ataque dron de EE.UU. en Yemen en diciembre de 2013.

¿Qué pide Amnistía Internacional?


Todos los gobiernos deben prohibir la transferencia de drones, sus componentes o su tecnología cuando exista riesgo de que se usen para cometer violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, incluidos los crímenes de guerra y las ejecuciones extrajudiciales.

Las transferencias internacionales de drones y su tecnología deben ser sometidas a estrictos controles de exportación, y su uso debe ser cuidadosamente supervisado.

Los Estados deben ser transparentes sobre el uso que hagan de la fuerza letal. Esto incluye revelar públicamente la base legal que sostiene el uso de los drones, la responsabilidad operacional, los criterios de selección de objetivos, procedimientos para evitar muertes colaterales, e información sobre investigaciones, entre otros.

Las víctimas de los ataques aéreos ilegales, incluyendo la familia de víctimas de homicidios ilegítimos, deben tener acceso efectivo a la verdad, la justicia y la reparación.