Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

La fuerza de la UE que se despliegue en Chad debe proteger a la población civil desplazada en el este del país

Bruselas.- Mientras los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) debaten la posibilidad de desplegar en Chad una fuerza de la UE bajo el mandato de la ONU con el fin de proteger a la población refugiada sudanesa, Amnistía Internacional insta a que no se olvide a las víctimas chadianas de la violencia interna.

Unas 170.000 personas desplazadas han buscado refugio en la zona oriental del país a consecuencia de la violencia y los abusos contra los derechos humanos perpetrados por las milicias yanyawid y los movimientos rebeldes.

Durante una visita reciente a Chad, Amnistía Internacional ha observado que las mujeres y las niñas desplazadas corren un especial peligro. Es habitual que miembros de las milicias, integrantes de grupos armados e incluso soldados del gobierno las violen y agredan violentamente con total impunidad.

“Buscar leña o agua puede convertirse en un dilema de vida o muerte para estas mujeres y niñas, pues sus familias no pueden sobrevivir si ellas no se aventuran fuera de los campos de desplazados o de los pueblos para recoger las provisiones que les permiten subsistir”, ha afirmado Dick Oosting, director de la Oficina de Amnistía Internacional ante la UE.
 
“A la vista de que el gobierno de Chad no protege a su ciudadanía, es vital que la fuerza de la UE o de la ONU que se envíe a la región tenga el mandato y los recursos necesarios para proteger a estas mujeres y niñas, así como a cualquier otro civil en situación de riesgo”, añadió.

El envío de una fuerza internacional a Chad que haga caso omiso de las víctimas chadianas supondrá una desatención flagrante de las necesidades de protección que tiene ese país y transmitirá a la población local el inaceptable mensaje de que sólo algunas personas merecen protección.

Cómo puedes ayudar