Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo
Niñas víctimas de matrimonios infantiles y forzados, así como de embarazos precoces, acogidas en el refugio de la FOCEB, miran las cartas y postales de solidaridad enviadas por activistas de Amnistía Internacional.

Niñas víctimas de matrimonios infantiles y forzados, así como de embarazos precoces, acogidas en el refugio de la FOCEB, miran las cartas y postales de solidaridad enviadas por activistas de Amnistía Internacional. © Amnesty International Burkina Faso

Blog

10 preguntas sobre el matrimonio infantil

Por Vega Alonso del Val (@VegaAlonsoV), colaboradora de Amnistía Internacional,

A pesar de que mecanismos internacionales establecen una edad mínima los 18 años para las uniones matrimoniales y de que existen leyes que lo prohíben, el matrimonio infantil sigue siendo una realidad. Una práctica nociva que afecta más a las niñas y que constituye una vulneración de los derechos humanos que amenaza su salud, libertad, seguridad y educación. Según Unicef, 12 millones de niñas son casadas cada año en el mundo.

¿Qué es un matrimonio infantil?

Según Naciones Unidas, es el matrimonio en el que uno o ambos cónyuges son menores de 18 años. Esta es la edad que se utiliza para determinar el paso a la edad adulta. Sin embargo, en algunos países esta mayoría de edad se alcanza antes de los 18. 

Una joven embarazada en un centro de acogida de Burkina Faso

Una joven embarazada en el centro de acogida de Foceb (Fondation Cardinale Emile Biyenda), que ofrece refugio a las supervivientes de violaciones, matrimonios precoces y forzados y embarazos no deseados. El refugio acoge a niñas de entre 12 y 18 años. En Burkina Faso, el 52% de las niñas son obligadas a casarse, la séptima tasa más alta de matrimonio infantil del mundo. © Sophie Garcia/Corbis for Amnesty International

¿Cuál es la diferencia entre matrimonio infantil, matrimonio precoz y matrimonio forzado?

El término “matrimonio precoz” se usa con frecuencia como sinónimo de “matrimonio infantil” y se define como “los matrimonios en los que uno de los cónyuges es menor de 18 años en países en los que la mayoría de edad se alcanza más temprano o tras el matrimonio”. El matrimonio precoz también puede referirse a matrimonios en los que ambos contrayentes tienen por lo menos 18 años, pero no están preparados para mostrar su consentimiento por distintos factores como su desarrollo físico, emocional sexual o psicosocial, o la falta de información respecto de las opciones de vida para una persona.

El término “matrimonio forzado” hace referencia a las uniones matrimoniales donde uno o ambos cónyuges no dan su pleno y libre consentimiento, independientemente de la edad. Generalmente son las niñas y mujeres las que sufren, en mayor medida, este tipo de matrimonio, pues se producen en contra de su voluntad.

El "matrimonio infantil" suele ser considerado una forma de matrimonio forzado, ya que no se cuenta con el consentimiento libre e informado de una o ninguna de las partes involucradas.

¿Es legal el matrimonio infantil?

Está prohibido por varios acuerdos internacionales que protegen los derechos de los niños, niñas y adolescentes. La Convención de los Derechos del Niño  recomienda que todos los países firmantes tengan una ley que fije en 18 años la edad mínima para contraer matrimonio.

La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer recoge que no tendrá ningún efecto jurídico el matrimonio de niños y niñas, y que se adoptarán todas las medidas necesarias, incluso de carácter legislativo, para fijar una edad mínima para el matrimonio y hacer obligatoria la inscripción del matrimonio en un registro oficial. 

Aunque la mayoría de los países legisla a favor de una edad legal mínima para el matrimonio, esta a menudo no se aplica. Además, existen legislaciones nacionales que permiten a los menores de 18 años contraer matrimonio. También hay países que permiten “excepciones” con el consentimiento de los progenitores o en virtud del derecho religioso.

Agentes de la policía de la sharia escoltan a una mujer musulmana de 21 años para que sea azotada en público

Agentes de la policía de la sharia escoltan a una mujer musulmana de 21 años para que sea azotada en público tras ser sorprendida cerca de su novio en Banda Aceh el 29 de octubre de 2018. © Chaideer Mahyuddin/AFP vía Getty Images

¿Por qué se produce el matrimonio infantil?

Las causas son varias. Entre ellas destacan la pobreza y la desigualdad de género. Muchas familias en situación de pobreza económica creen que el matrimonio es la mejor o la única opción para dar un futuro a sus hijas. Cuando las adolescentes tienen otras opciones, contraen matrimonio más tarde.

Decimos que también es resultado de la desigualdad de género porque el sistema patriarcal relega a las niñas a un segundo plano otorgándolas solo los roles de futuras esposas y madres. Además, las discriminaciones que sufren las niñas impiden que decidan libremente en cuestiones que influyen en su salud y sus derechos sexuales y reproductivos

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el pago de una dote. En los países en los que la familia de la novia paga una dote a la familia del novio, esa dote es menor en novias jóvenes, lo que hace que las familias casen a sus hijas a una edad temprana. Sin embargo, cuando es la familia del novio la que paga por la novia, los progenitores de las niñas con dificultades económicas ven en el matrimonio de sus hijas una fuente de ingresos.

En otras ocasiones las adolescentes embarazadas se ven obligadas a casarse porque sus familias consideran que un embarazo fuera del matrimonio es algo vergonzoso y que de esta forma protegen el supuesto honor de la familia.

Las causas del matrimonio infantil también las encontramos en las crisis humanitarias, donde aumenta el riesgo de que las niñas y adolescentes sean víctimas de matrimonio infantil. En estas situaciones los progenitores ven en el matrimonio una forma de proteger a sus hijas de la violencia sexual.

Aisha Saleh lucha por el derecho a la educación y contra el matrimonio infantil

Aisha Saleh vive con su hermano y su abuela en Lagos, la mayor ciudad de Nigeria. Es activista desde los once años y lucha por el derecho a la educación y contra el matrimonio infantil. © Private

¿Qué países permiten el matrimonio infantil?  

Lejos de lo que podamos pensar, se produce en todos los lugares del mundo, incluido países de Occidente como Estados Unidos. En España la edad legal mínima para contraer matrimonio es de 16 años, pese a que el Comité de Derechos del Niño recomienda que se eleve a 18. Sin embargo, es más frecuente en países en vías de desarrollo, ya que, como decíamos anteriormente, la pobreza económica es una de las principales causas de los matrimonios infantiles.

Es por eso que las cifras son más altas en África subsahariana, donde aproximadamente 4 de cada 10 jóvenes se casan antes de los 18 años, y el sur de Asia, donde se da en 3 de cada 10. A estas dos zonas les siguen América Latina y Caribe, Oriente Medio y África del Norte, Europa oriental y Asia central.

¿Qué edad tienen las niñas?

Las edades más frecuentes están en la franja entre los 15 y 17 años. Los matrimonios antes de los 15 se consideran “matrimonios muy precoces”. 

¿Cuál es la diferencia de edad entre una niña obligada a casarse y su marido?

La tendencia es que los cónyuges con los que son casadas las niñas son mucho más mayores que ellas. 

En algunas comunidades es habitual el matrimonio entre niñas y niños de edades similares.

Entrada a un refugio para supervivientes de matrimonios forzados en Burkina Faso

Entrada a un refugio para supervivientes de matrimonios forzados en la ciudad de Kaya, al noreste de Burkina Faso. © Sophie Garcia for Amnesty International

¿Qué consecuencias tiene?

El matrimonio infantil roba la infancia a los niños y niñas, que tienen que asumir responsabilidades adultas. El impacto que un matrimonio infantil tiene para las niñas es aún más brutal. Se vulneran muchos de sus derechos: salud, sexuales y reproductivos o el derecho a la información.

Las niñas tienen más posibilidades de sufrir violencia sexual y física por parte de su pareja, así como enfermedades de transmisión sexual. Sin olvidar que es frecuente que al matrimonio le siga un embarazo cuando aún no están ni física ni emocionalmente preparadas para ello, algo que aumenta las posibilidades de muerte materna y neonatal.

Según Unicef, sus expectativas económicas y de salud son peores que las de las niñas que no se casan. Además, tiene más probabilidades de tener que abandonar la escuela cuando los matrimonios se producen con menos de 15 años para ocuparse de las tareas del hogar y de su nueva familia. La falta de educación frena su empoderamiento, su futuro y también el de sus hijos e hijas. En definitiva, los matrimonios infantiles perpetúan el ciclo de la falta de educación y la pobreza. 

¿Cómo se puede poner fin al matrimonio infantil?

“Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado” es una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el año 2030.

Los Estados deben mostrar su compromiso y trabajar por adoptar medidas que logren erradicar y prevenir este tipo de enlaces. Es importante que gobiernos, sociedad civil y organizaciones trabajen en conjunto para proteger a las niñas y garantizar su acceso a la educación, a la información y a la salud.

Esto unido a empoderar a las niñas y ofrecerles redes de apoyo puede contribuir a poner en valor su derecho a elegir cuándo contraer matrimonio.

Al margen del cumplimiento de las leyes, resulta clave sensibilizar a la población y comunidades donde el matrimonio infantil está permitido en virtud del derecho religioso o por tradición.

Marja, de 15 años, ya no va a la escuela porque su madre teme que la secuestren para casarse

La hija mayor de Bibi, Marja, de 15 años, ya no va a la escuela porque su madre teme que la secuestren para casarse. © UNHCR / J. Tanner

¿Cuál es el posicionamiento de Amnistía Internacional?

Es importante que los Estados redoblen sus esfuerzos para poner fin a esta violación de derechos humanos a quienes pide: 

  • Que cumplan la Convención de Derechos del Niño, sus Protocolos y los tratados internacionales para garantizar especial protección y cuidado a la infancia.
  • Que ningún marco normativo en ningún país permita el matrimonio de menores de 18 años, incluido el de España, previendo excepciones con salvaguardias adecuadas en casos en los que una de las partes sea menor de esta edad, asegurando que el consentimiento es válido y no existen incentivos económicos, coacción o violencia.
  • Que se destinen recursos presupuestarios suficientes a proyectos de cooperación que tengan como objetivo fomentar que se ponga fin al matrimonio infantil y forzado. Estas intervenciones deben centrarse en fomentar el empoderamiento de las niñas con un enfoque de protección y educación.

Mientras las niñas sean obligadas a casarse no se podrá lograr una igualdad de género. Es un deber de la sociedad proteger a la infancia de formas de violencia como el matrimonio infantil, defender sus derechos y ofrecerles oportunidades para crecer y desarrollarse de una forma libre y sana.

Contenidos relacionados