Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Terminen de una vez con el horror en las cárceles sirias

Rusia y EEUU en calidad de co-presidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria tienen la capacidad de presionar al gobierno sirio para que se investigue la situación brutal que se está produciendo en los centros de detención de Siria, y tiene que ser ya.

Más de 300.000 personas en todo el mundo se han sumado a nuestra petición para que hubiese una evacuación segura de Alepo y para que se desplieguen observadores internacionales en esta ciudad. Ese esfuerzo colectivo ha contribuido a lograr que, después de meses de parálisis, el Consejo de Seguridad de la ONU votase a favor del despliegue de observadores en Alepo.

Tenemos que aprovechar este impulso para conseguir que también se permita el acceso de observadores a los agujeros negros del régimen sirio: las cárceles y otros centros de detención.

Desde 2011, miles de personas han muerto bajo custodia en prisiones de Siria. Decenas de miles más han sufrido terribles torturas. Las personas han sido brutalmente golpeadas, violadas y han sido objeto de descargas eléctricas, a menudo para extraer "confesiones" forzadas.

Cualquier persona sospechosa de oponerse al gobierno sirio está en riesgo. Las condiciones en estos centros de detención brutales son infrahumanas. La gente se muere de hambre. Ya no hay ni siquiera la atención sanitaria más básica, y están muriendo a causa de heridas infectadas que no son atendidas. También se están dando graves problemas de salud mental debido al hacinamiento y la falta de luz solar.


Estas prácticas forman parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil, violan claramente el derecho internacional, y en muchos casos constituyen crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Pide a Rusia y a EEUU que empleen su influencia para que se permita a los observadores independientes investigar las condiciones en las prisiones de Siria.

¡Firma!
Firma la petición
Ayúdanos a llegar a 30.000
27.434 firmas
Fima y enviaremos esta petición en tu nombre a Rusia y EEUU, co-presidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria.

Enviaremos esta petición junto con tu nombre, apellidos y correo electrónico.

Estimados co-presidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria,

Les escribo con motivo del informe de Amnistía Internacional que documenta el uso generalizado de la tortura y otros malos tratos y las condiciones letales que se están dando en los centros de detención sirios.

Desde el inicio de la crisis en 2011, las autoridades sirias han sometido a decenas de miles de personas en Siria a la detención arbitraria o desaparición forzada. Muchos de ellos han sido sometidos a tortura u otros malos tratos en centros de detención de Siria y se reportan que como resultado son miles los que han muerto bajo custodia.

Estas prácticas violan claramente el derecho internacional, así como las disposiciones de la resolución 2139 del Consejo de Seguridad de la ONU y en muchos casos constituyen crímenes de guerra. En la medida en que se están llevando a cabo como parte de un ataque generalizado así como sistemático contra la población civil, también constituyen crímenes contra la humanidad.

Por lo tanto, hago un llamamiento a que utilice su influencia en el Grupo Internacional de Apoyo a Siria para que se garantice urgentemente que observadores independientes tengan acceso y puedan investigar las condiciones de todos los centros de detención administrados por el gobierno sirio o de sus fuerzas de seguridad. También se les debe permitir hablar libremente a todas las personas que han sido privadas de su libertad.

Insto también a que empleen su influencia para garantizar que las autoridades sirias proporcionan información detallada sobre todos los que se encuentran en custodia, e informen a las familias de los detenidos sobre su situación jurídica y su paradero.

Atentamente,

Si ya has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:
Es la primera vez que actúo
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad