Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Un disidente de Tiananmen, enfermo mental a causa de la tortura, excarcelado

Tras 16 años de prisión, el disidente de Tiananmen Yu Dongyue quedó por fin en libertad ayer, 22 de febrero de 2006, pero con graves problemas de salud mental. Amnistía Internacional ha acogido con satisfacción su excarcelación y ha pedido que se deje también en libertad a todas las demás personas que continúan presas en relación con la represión del movimiento de 1989 en favor de la democracia.

 

"Es espantoso –ha manifestado Corinna-Barbara Francis, investigadora de Amnistía Internacional para el este de Asia–. Yu Dongyue está por fin en libertad, pero 16 años de encarcelamiento injusto, con palizas periódicas, tortura y años de reclusión en régimen de aislamiento, parecen haberle causado graves problemas de salud mental.”

 

Yu Dongyue, periodista y director adjunto del periódico Liuyang Daily, había sido encarcelado en 1989 por “instigación y sabotaje contrarrevolucionarios” tras arrojar pintura al retrato de Mao Zedong en la plaza de Tiananmen. Fue recluido inmediatamente en régimen de incomunicación durante dos años. Amnistía Internacional lo consideró preso de conciencia.

 

Según otro disidente que fue a visitarlo posteriormente a otra prisión, había sido sometido a palizas y tortura. Tenía cicatrices en la cabeza y otras señales de haber sido víctima de constante abusos, y parecía haber sufrido un colapso mental completo, pues no reconocía a amigos suyos de toda la vida y no hacía más que repetir palabras una y otra vez. Otros reclusos dijeron que lo habían dejado atado a un poste al sol durante varios días antes de recluirlo en régimen de aislamiento durante otros dos años. Según informes, cuando lo dejaron en libertad no reconocía a los miembros de su familia y seguía farfullando palabras para sí.

 

"Ahora que Yu Dongyue ha sido excarcelado, instamos una vez más a las autoridades chinas a que abran una investigación independiente sobre la brutal represión del movimiento en favor de la democracia de junio de 1989 –ha afirmado Corinna-Barbara Francis–. Todavía no se ha hecho justicia a los centenares de víctimas de esa represión ni se han presentado cargos contra los  responsables de los homicidios y las lesiones causadas para que sean juzgados.”
 

Hay todavía personas encerradas en relación con las manifestaciones, y se ha detenido a muchas otras desde entonces por el simple hecho de pedir justicia para las víctimas.

 

"Puede parecer que los sucesos de 1989 están ya muy lejanos, pero todavía hay personas sufriendo en prisión. Las autoridades chinas deben dejarlas en libertad a todas de inmediato”, ha dicho Corinna-Barbara Francis.

 

Entre las personas aún encarceladas en relación con la represión de1989 figuran Liu Zhihua, trabajador de una central eléctrica, y Hu Shigen, profesor del Instituto de Lenguas Extranjeras de Pekín.

 

Liu Zhihua fue detenido por tomar parte en una manifestación contra la represión violenta del movimiento en favor de la democracia justo después del 4 de junio de 1989 junto con más de un millar más de trabajadores en su fábrica, en Hunan. Lo condenaron a cadena perpetua en 1989 por “vandalismo” y “lesión deliberada”. Se benefició de una reducción de la condena, por lo que quedará en libertad en 2011.

 

Hu Shigen era miembro del grupo de activistas de los derechos de los trabajadores y partidarios de la democracia conocido como “Los 15 de Pekín”. Fue detenido en 1992 por planear actividades conmemorativas del 4 de junio y juzgado posteriormente por “delitos contrarrevolucionarios”. Como miembro destacado del grupo, le impusieron la pena más severa: 20 años de prisión. Su salud se ha deteriorado tanto que sus amigos temen que no viva hasta 2012, cuando está prevista su excarcelación. Las autoridades no han respondido a las peticiones que ha hecho su familia para que lo dejen en libertad condicional por razones médicas.