Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Atenco, símbolo de violencia de género e impunidad

Tarjetas colgadas en un acto de solidaridad a favor de las mujeres de Atenco, México, 3 de mayo de 2011. © Liliana Zaragoza Cano / Imagen Centro Prodh

El pasado 4 de mayo, a seis años de las graves violaciones de derechos humanos cometidas por agentes de las policías local, estatal y federal en San Salvador Atenco, Amnistía Internacional (AI) expresó su preocupación frente a la impunidad que sigue imperando en este caso.

Durante el operativo policial en el que se produjeron estos graves abusos a los derechos humanos, al menos 26 mujeres sufrieron violencia sexual por parte de policías mientras se encontraban bajo su custodia. Desde entonces han luchado para obtener justicia, sin lograr hasta el momento ningún avance sustantivo.

"Han sido seis años de impunidad, pero también seis años de valor de las mujeres que sobrevivieron a la tortura perpetrada por agentes policiales en San Salvador Atenco, y de quienes han denunciado incansablemente estos hechos esperando la justicia que no ha llegado", declaró Alberto Herrera, director ejecutivo de Amnistía Internacional México.

Ante la ausencia de respuestas efectivas por parte del sistema de procuración de justicia en México, 11 de las mujeres que sobrevivieron a estos ataques por parte de la policía en Atenco llevaron su caso a instancias internacionales. En noviembre de 2011, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos admitió este caso y actualmente se encuentra en proceso.

Según Herrera, "es lamentable que, al igual que en otros casos, las sobrevivientes de abusos tengan que acudir al sistema interamericano de derechos humanos para encontrar la justicia, verdad y reparación que el Estado mexicano no ha tenido la voluntad de proporcionar".

Para AI, San Salvador Atenco es un caso paradigmático de violencia de género, de la impunidad en los casos de violaciones de derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad, así como de la falta de voluntad de las autoridades federales y estatales para asegurar la rendición de cuentas de los responsables.   

Amnistía Internacional exige a las autoridades mexicanas que garanticen una investigación pronta e imparcial de todas las violaciones de derechos humanos denunciadas en San Salvador Atenco, y que los responsables de las mismas sean llevados ante la justicia.

En colaboración con otras organizaciones, Amnistía Internacional ha trabajado en torno a este caso durante años y miles de sus miembros en diferentes países han mostrado su solidaridad con las mujeres víctimas de violencia sexual en Atenco y exigido justicia en este caso.

 "Al igual que lo hemos hecho durante los últimos seis años, Amnistía Internacional continuará exigiendo, junto con las mujeres de Atenco, el fin de esta historia de impunidad", concluyó Herrera.


Información adicional
En la madrugada del 3 al 4 de mayo de 2006, más de 2.500 agentes de policía estatales, municipales y federales participaron en un operativo para terminar con protestas lideradas por la organización campesina Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) en Texcoco y San Salvador Atenco, Estado de México. Dicho operativo incluyó 207 detenciones arbitrarias, la muerte de dos jóvenes y la tortura, malos tratos y ataques de naturaleza física, psicológica y sexual de decenas más. De un total de 47 mujeres arrestadas, 26 reportaron haber sido víctimas de violencia sexual por parte de los policías. Luego de una investigación realizada en 2007 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la Comisión Investigadora de ésta, presentó un informe sobre el operativo, concluyendo que los hechos que tuvieron lugar en 2006 resultan “violatorios del derecho a la vida, el derecho a la integridad, a la libertad sexual, a la no discriminación por género, a la inviolabilidad del domicilio, a la libertad personal, al debido proceso [...], el derecho al trato digno de los detenidos y el derecho a la justicia”.

En 2009, la Fiscalía Especial para Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (FEVIMTRA) declinó su competencia en el caso del abuso sexual de al menos 26 mujeres a manos de policías durante el operativo.