Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional condena el atentado con bomba perpetrado durante una concentración de abogados en Islamabad

Londres.- Amnistía Internacional condena el atentado con bomba perpetrado durante un mitin de abogados en la noche del martes 17 de julio cerca del Tribunal Supremo en Islamabad, que se cobró al menos 15 vidas y produjo lesiones a más de 40 personas.

El presidente del Tribunal Supremo, Iftikhar Chaudhry, suspendido por el presidente pakistaní Pervez Musharraf en marzo de 2007 por presunta conducta indebida, debía ofrecer una conferencia a los abogados convocados por el Colegio de Abogados del distrito de Islamabad. Todavía no se sabe qué grupo llevó a cabo el atentado con bomba.

Los pensamientos y la solidaridad de Amnistía Internacional están con las víctimas de este atentado que, según los informes, se produjo cerca del lugar donde se habían congregado simpatizantes del Partido Popular de Pakistán de la oposición y de la Liga Musulmana de Pakistán para celebrar la concentración.

En el clima actual de tensión política que se respira en Pakistán, es importante que las personas de todo el espectro de la sociedad civil puedan ejercer su derecho a la reunión pacífica y a la expresión sin temor o amenazas de sufrir actos de violencia.

Los responsables deben ser llevados ante la justicia en procedimientos que cumplan las normas internacionales de justicia e imparcialidad, y sin imponer la pena de muerte.

Información complementaria
El atentado se produce en un momento de tensiones políticas continuas en Pakistán. La crisis judicial que comenzó con la suspensión del presidente del Tribunal Supremo el 9 de marzo de 2007 ha suscitado la celebración de mítines de apoyo a Iftikhar Chaudhry en todo el país por parte de casi todos los partidos de la oposición. Las protestas se están percibiendo potencialmente como la amenaza más grave contra la estabilidad del gobierno del presidente Musharraf desde que subió el poder tras el golpe militar de 1999.

Por otra parte, en los últimos días se ha vivido una escalada de violencia en la región noroeste de Pakistán. Cuatro ataques suicida perpetrados por militantes del movimiento talibán contrario al presidente Musharraf han causado la muerte de decenas de personas. La violencia surge tras la ruptura de un acuerdo de paz entre militantes locales y el gobierno pakistaní después del sitio de la Mezquita Roja (Lal Masjid).

Tropas del gobierno irrumpieron en la mezquita de Lal Masjid en el centro de Islamabad el 10 de julio de 2007 en una operación que se saldó con la muerte de 102 personas, entre ellas 91 militantes. Las autoridades de la mezquita y simpatizantes armados, que exigen la imposición de la ley islámica (shari'a) en el país, habían participado desde enero de 2007 en varios incidentes de secuestros paramilitares de agentes policiales y otras personas a las que acusaban de estar involucradas en actos "inmorales" como la prostitución. Las medidas emprendidas por las autoridades para entrar en el recinto de la mezquita y proteger la liberación de los secuestrados fueron resistidas por la fuerza.