Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar
  • Blog
© AI

Kenia: Detrás de las pinceladas, el arte se encuentra con los derechos humanos

Los casos de asesinatos de jóvenes han ido en aumento en Kenia y, sin embargo, rara vez se investigan. El Estado no ha documentado formalmente el número de personas ejecutadas extrajudicialmente y desaparecidas, pero informes de los medios de comunicación indican que esas violaciones son un problema sistémico en Kenia. Según las informaciones, en los primeros 10 meses de 2016, la policía mató a alrededor de 177 personas.

Sin embargo, cuando se confronta a las autoridades con informes de derechos humanos o relatos de los medios de comunicación, estas niegan o rechazan la existencia de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales. La antesala de la mayoría de las ejecuciones extrajudiciales es la desaparición forzada, cuyo número aumenta considerablemente cuando los cuerpos de seguridad participan en operaciones contra presuntos grupos de delincuencia organizada.

Para este proyecto, Amnistía Internacional se ha asociado con 11 artistas de Kenia, a través del centro cultural Karen Village Art. Africa Uncensored, empresa de medios de comunicación independiente, ha trabajado con Amnistía Internacional para documentar las experiencias de artistas que ven documentales sobre víctimas de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas de diferentes zonas del país.

Los artistas han creado obras de arte que reflejan su reacción ante esta realidad. En el proceso, se ha documentado en formato cinematográfico la evolución del comportamiento y la actitud de los artistas durante la experiencia.Mediante el arte, podemos influir en las personas para que se tomen esta injusticia como un asunto personal, para exigir no solo verdad y justicia para las víctimas, sino que se ponga fin por completo a las desapariciones forzadas y las ejecuciones extrajudiciales.


La exposición pictórica “Detrás de las pinceladas” se inauguró el 8 de diciembre de 2016 en la galería Shifteye de Nairobi, Kenia. La exposición se mostrará en Kenia e internacionalmente, como parte de la campaña de concienciación sobre las desapariciones forzadas y los homicidios extrajudiciales en Kenia, además de para aumentar las peticiones de creación de una comisión judicial de investigación.

“El sistema de justicia se establece para dar a las personas una garantía de esperanza, confianza y un sentimiento de seguridad para su bienestar. Aquí es endémico el desprecio absoluto por la vida humana y, por tanto, el miedo define la rutina diaria de las personas. Sus vidas se desmoronan y, además, se entrecruzan de forma brusca con la incertidumbre y la pérdida.” Absalom Aswani, pintor.


Más allá de las palabras, de Absalom Aswani. “Se deja a las masas con un mal sabor de boca, desconfianza en los sistemas establecidos ¡y en sus ojos se ven claramente la desesperanza, la angustia y un sentimiento profundo de traición! Las preguntas permanecen en sus mentes. Una mujer está sumida en un profundo dolor y duelo que ningún lamento o palabra puede transmitir totalmente. De ahí que recurra a esconderse detrás del velo momentáneo de una esperanza débil o falsa.” Absalom Aswani, pintor.


Un espectador contempla el trabajo de Nayianoi Sitonik. La artista realizó tres obras en diferentes soportes: lienzo, papel y cartón. Representan algunos de los principales valores a los que al “fallecido” le hubiera gustado que sus seres queridos se aferraran aún en su ausencia, como la paciencia, la perseverancia y el humor.


John-Allan Namu, periodista de investigación en Africa Uncensored, comenta el cuadro "El rostro de una nación”. “En la configuración de una nación, la desolación de una madre va más allá de la pérdida repentina de la vida de un hijo y de la esperanza en el futuro. Se revela el deterioro y la degradación de valores humanos sencillos como la estima y el amor por los demás, así como la preocupación por la vida en una nación.” Absalom Aswani, pintor.


La tierra de los olvidados. “En el documental podía oír los lamentos y la desesperación de las familias de las víctimas porque desconocen su paradero. Las familias pueden estar angustiadas, pero se merecen el respeto de enterrar a sus seres queridos.” Wambui Kaggai, fotógrafo.