Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Prioridad para los defensores de los derechos humanos

Bruselas, 28 de mayo de 2004.- Amnistía Internacional insta a la presidencia irlandesa de la UE a introducir un lenguaje más enérgico sobre la protección de los defensores de los derechos humanos en las conclusiones de la cumbre UE-Latinoamérica que se celebra en México hoy y a convertir esta cuestión en prioritaria en los debates con los dirigentes regionales, especialmente los de México y Colombia.

 

Según dijo Amnistía Internacional, resulta irónico que, aunque la "cohesión social" es uno de los temas fundamentales de la cumbre, los defensores de los derechos humanos, que desempeñan un papel crucial a la hora de conseguir esa cohesión, no están en el orden del día.

 

"La grave situación del país anfitrión, México, en el que se está utilizando indebidamente el sistema judicial para acosar a los defensores de los derechos humanos, no parece estar en absoluto en la agenda de las conversaciones entre el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, y el presidente mexicano, Vicente Fox", ha manifestado Dick Oosting, director de la Oficina de Amnistía Internacional ante la UE.

 

"Esto no sólo es lamentable", ha añadido Dick Oosting, "sino que también es sorprendente, teniendo en cuenta el compromiso público de la presidencia irlandesa de aumentar el apoyo de la UE a los defensores de los derechos humanos. Sin embargo, cuando se celebra una gran cumbre como ésta en una región en la que los defensores de los derechos humanos están bajo un ataque constante, resulta que estos defensores apenas aparecen en el orden del día."

 

"Los defensores de los derechos humanos necesitan medidas concretas de la UE para garantizar su protección, no sólo nuevas rondas de aplausos a sus esfuerzos. Amnistía Internacional ha recibido con satisfacción los planes de adoptar en la próxima reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE, que se celebrará en junio, las directrices de la UE para respaldar a los defensores de los derechos humanos. Pero el momento de que la UE hable claro es ahora, en México", ha declarado también Dick Oosting.

 

Ejemplos de acoso a defensores de los derechos humanos

En Colombia, uno de los países en los que resulta más peligroso ser defensor de los derechos humanos, hay investigaciones judiciales abiertas por cargos de corrupción y rebelión contra miembros de la organización Justicia y Paz. Estos cargos parecen formar parte de una estrategia destinada a desacreditar a la organización, desviar la atención de su trabajo legítimo en defensa de los derechos humanos y castigar a los activistas por pedir que se haga rendir cuentas de sus actos a los militares de alta graduación implicados en violaciones de derechos humanos.

 

En México, los dirigentes indígenas Isidoro Baldenegro López y Hermenegildo Rivas Carrillo llevan años encarcelados sobre la base de pruebas falsas a causa de su campaña para que cese la explotación maderera en los bosques de su comunidad. A pesar de los claros indicios de que los cargos son falsos, las autoridades siguen pidiendo el procesamiento de estos dos hombres.

 

"Estos casos simbolizan la realidad que centenares de defensores de los derechos humanos viven a diario en la región. La situación es tan grave que se necesitan esfuerzos concertados en los ámbitos regional e internacional para hacer frente a estos abusos", ha declarado Dick Oosting.

 

Recomendaciones de Amnistía Internacional

 

Los países de la UE y Latinoamérica deben aprovechar su reunión en México para:

  • Poner en marcha medidas políticas, legales y prácticas concretas destinadas a garantizar la protección inmediata de los defensores de los derechos humanos y a mejorar el entorno en el que actúan.

La UE debe pedir a sus socios latinoamericanos que:

  • Pongan fin al uso indebido del sistema judicial para acosar a los defensores de los derechos humanos;
  • Recuerden su deber de garantizar que los defensores de los derechos humanos gozan de igualdad de acceso a la ley;

Garanticen que las investigaciones y procedimientos judiciales emprendidos contra defensores de los derechos humanos se llevan a cabo de acuerdo con las normas internacionales de justicia procesal.