Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Los detenidos de Guantánamo no deben volver a más abusos

Londres.- Los detenidos en Guantánamo devueltos a Afganistán pueden correr peligro de sufrir torturas, malos tratos y otros abusos contra los derechos humanos, advirtió Amnistía Internacional tras el anuncio de Estados Unidos de un acuerdo con el gobierno afgano para devolver a unos 110 ciudadanos afganos. Estados Unidos anunció también que está prevista la firma de acuerdos similares con Yemen y Arabia Saudí.

 

"Ningún gobierno debe obligar a nadie a volver a un país donde pueda correr peligro de sufrir abusos contra los derechos humanos”, ha dicho Sharon Critoph, investigadora de América del Norte en Amnistía Internacional. “El propio Departamento de Estado estadounidense ha informado de graves violaciones de derechos humanos en los tres países a los que piensa devolver detenidos”.

 

El informe sobre Afganistán (Report for Afghanistan) del Departamento de Estado estadounidense para el año 2004 informó de que en este país los presos son golpeados, torturados o no reciben una alimentación adecuada. La tortura y los malos tratos son prácticas comunes en Arabia Saudí, al igual que las duras condiciones de reclusión y la detención indefinida sin cargos ni juicio. La detención arbitraria y la reclusión sin cargos ni juicio en relación con la “guerra contra el terror” es desde hace tiempo un motivo de preocupación sobre Yemen, al igual que las condiciones de detención.

 

"Estados Unidos debe cerrar Guantánamo y formular cargos contra los detenidos en aplicación de las leyes estadounidenses o ponerlos en libertad”, ha afirmado Sharon Critoph. "Tanto Afganistán como otros países que están recibiendo detenidos de Guantánamo deben asegurarse de que éstos quedan en libertad y pueden vivir una vida normal si no van a ser acusados y juzgados”.

 

Información complementaria

Amnistía Internacional publicó ayer un informe en el que se relataba, entre otros casos, el de un yemení devuelto de Guantánamo en abril de 2004 que continúa encarcelado en Yemen sin cargos ni juicio. Nuevas informaciones indican que Waleed Muhammad Shahir Muhammad al-Qadasi ha sido trasladado recientemente a otra cárcel, situada en Sana'a, donde sus familiares no tienen acceso a él.