Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Es preciso investigar de inmediato el bombardeo israelí de un recinto de la ONU en Gaza

Londres.- Amnistía Internacional pide que se realice de inmediato una investigación independiente sobre el bombardeo que el ejército israelí ha efectuado esta mañana contra un recinto de la ONU en la ciudad de Gaza, que ha interrumpido la distribución de ayuda humanitaria a la atribulada población civil de Gaza y ha herido a tres trabajadores de la ONU.

 

La Agencia de la ONU para la Ayuda a los Refugiados Palestinos (UNRWA) ha informado de un ataque con proyectiles que contenían, al parecer, fósforo blanco contra su sede de la ciudad de Gaza, que ha herido a tres personas e incendiado un edificio donde se almacenaban productos para asistencia humanitaria de emergencia. La UNRWA ha manifestado que había pedido reiteradamente al ejército israelí que no disparara en las inmediaciones del recinto.

"El ataque a la UNRWA, dirigido aparentemente contra un centro humanitario claramente identificado como tal, pone de relieve la necesidad de llevar a cabo una investigación imparcial y exhaustiva sobre una serie de ataques en los que se ha matado o herido a civiles y se han destruido edificios e infraestructura civiles –ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Amnistía Internacional considera en especial motivo de preocupación el uso de una substancia que parece ser fósforo blanco, el cual causa graves quemaduras cuando entra en contacto con la piel. Aunque no está prohibido por el derecho internacional, el fósforo blanco es un arma incendiaria que no debe ser utilizada jamás en zonas civiles densamente pobladas debido a sus devastadores efectos.”

Según funcionarios de la ONU, en el reciento quedan al menos 700 personas, que buscan refugio allí mientras continúan los combates. La UNRWA ha explicado que el ataque ha impedido a sus camiones salir del recinto para distribuir alimentos y material médico que se necesitan urgentemente.

“El derecho internacional prohíbe inequívocamente los ataques contra personal, instalaciones, material, unidades o vehículos utilizados en misiones de asistencia humanitaria –ha señalado Malcolm Smart–. Los ataques deliberados contra centros o personal de operaciones de asistencia humanitaria pueden constituir crímenes de guerra.”