Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

El ejército de Israel niega tratamiento vital a una enferma de cáncer

El ejército israelí debe permitir que la enferma crónica de cáncer Karima Abu Dalal abandone la Franja de Gaza y reciba el tratamiento que necesita desesperadamente en Israel, ha afirmado Amnistía Internacional hoy.

“La vida de Karima Abu Dalal pende actualmente de un hilo porque el ejército de Israel no le extiende el permiso necesario para salir de Gaza con el fin de obtener tratamiento especializado de cáncer del que no dispone allí –afirma Amnistía Internacional–. Las autoridades israelíes deben autorizar de inmediato su acceso al tratamiento que necesita.”

Según la información recibida, más de 40 personas han muerto en la Franja de Gaza en los últimos meses al serles denegado el permiso para salir de la zona y recibir tratamiento médico urgente que no podían recibir allí.

Karima Abu Dalal, de 34 años, está aquejada de linfoma de Hodgkin, forma de cáncer que tiene cura si se recibe a tiempo el tratamiento adecuado. Su estado se ha agravado recientemente y ahora tiene dificultades para respirar y caminar. Sus médicos de Gaza consideran que su supervivencia depende de que sea trasladada con urgencia a Israel para recibir tratamiento en un centro médico avanzado.

Desde que las autoridades israelíes endurecieron el bloqueo de la Franja de Gaza en junio de 2007, cerrando la frontera entre Gaza y Egipto, cada uno de los 1,5 millones de habitantes palestinos debe obtener permiso de las autoridades militares israelíes para pasar de la Franja de Gaza a Israel. Este permiso casi siempre es denegado. Aunque se hacen algunas excepciones por razones “humanitarias”, el ejército israelí ha denegado el permiso a decenas de personas enfermas alegando que no pueden permitirles salir de la Franja de Gaza por razones de “seguridad” no especificadas.

Las instalaciones médicas presentes en Gaza carecen de personal y equipo especializados para tratar diversas enfermedades, como algunas formas de cáncer y enfermedad cardiovascular. Los hospitales y centros médicos cada vez sufren más carestía de medicamentos, material desechable y equipo médico en buen estado.
 
A pesar de las reiteradas solicitudes desde el pasado mes de noviembre, el ejército de Israel se ha negado a extender un permiso a Karima Abu Dalal que le permita salir de Gaza para recibir tratamiento médico. La solicitud formulada el pasado domingo al ejército israelí sigue en espera de respuesta.

“Negar el permiso a personas enfermas que necesitan desesperadamente tratamiento médico no sirve a ningún propósito de seguridad legítimo, ya que todos los pacientes se someten a estrictos controles de seguridad en el paso fronterizo y, por lo general, están gravemente enfermos –ha manifestado Amnistía Internacional–. Israel, como potencia ocupante, tiene la obligación de respetar el derecho a la salud y a recibir asistencia médica de Karima Abu Dalal y de los 1,5 millones de residentes de la Franja de Gaza.”

Información complementaria
Karima Abu Dalal fue sometida a un trasplante de médula ósea, quimioterapia y radioterapia en Egipto antes de que las autoridades israelíes cerraran la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto en junio de 2007. Aparentemente el tratamiento había dado resultados satisfactorios. El ejército israelí expidió un permiso para que Karima Abu Dalal pudiera salir de la Franja de Gaza en agosto de 2007 para someterse a varias sesiones de quimioterapia en Nablús, Cisjordania. La paciente respondió positivamente a estas sesiones y debía regresar a Nablús en noviembre de 2007 para continuar con el tratamiento. Las autoridades militares israelíes le denegaron entonces el permiso por “razones de seguridad” no especificadas. El Tribunal Superior de Justicia de Israel también desestimó un recurso contra esta decisión manifestando que no veía “motivos para intervenir”.

Karima Abu Dalal está siendo tratada en el Hospital de Shifa, en Gaza. Pero los médicos afirman que, para que tenga alguna posibilidad de sobrevivir, debe recibir tratamiento más especializado en un centro médico avanzado de Israel.

Cómo puedes ayudar