Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Por respeto a las víctimas de la tragedia, a sus familiares y al periodo de dos días de luto nacional, la publicación de este comunicado se ha retrasado hasta el 8 de septiembre.

Declaración conjunta de ONG condenando la tragedia de los rehenes de Beslán

Moscú/Londres.- Una coalición de organizaciones de derechos humanos rusas e internacionales se ha unido hoy para condenar en los términos más enérgicos la toma de rehenes y el homicidio de centenares de niños, padres y maestros a manos de un grupo de hombres y mujeres armados en una escuela en la ciudad de Beslán, Osetia del Norte, en la región del Cáucaso Norte, en Rusia.

 

La crisis comenzó el 1 de septiembre, cuando un grupo de hombres y mujeres armados irrumpió en la escuela donde aproximadamente un millar de niños, padres y maestros se habían congregado para celebrar el inicio del curso académico. No se ha aclarado quiénes componían el grupo de secuestradores pero se ha informado de que algunas de sus demandas estaban relacionadas con el conflicto armado de Chechenia. El grupo armado retuvo a los rehenes sin comida ni agua durante más de 48 horas antes de que las fuerzas de seguridad rusas, hacia las 13:00 del 3 de septiembre, entraran al asalto en la escuela en circunstancias que todavía no están claras. Se ha informado de que más de 325 rehenes, casi la mitad de ellos niños, murieron, y centenares más fueron llevados al hospital con heridas de diversa consideración.

 

Las acciones perpetradas por el grupo armado (tomar como rehenes a más de 1.000 personas, incluidos niños -los miembros más vulnerables de la sociedad-, privarlas de comida y agua durante más de 48 horas, amenazarlas de muerte repetidamente y posteriormente matar deliberadamente a muchos de los rehenes) constituyen violaciones flagrantes del derecho tanto nacional como internacional.

 

“Este acto aborrecible y calculado por parte de un grupo armado contra una escuela demuestra un cruel desprecio a la vida de los civiles”, han manifestado las organizaciones. “Se trata de un ataque contra el más fundamental de los derechos (el derecho a la vida), y nuestras organizaciones lo condenan sin reservas.”

 

También nos preocupa enormemente el hecho de que las autoridades hayan estado ocultando el alcance de la crisis, entre otras cosas proporcionando datos engañosos sobre el número de rehenes, y las instamos a garantizar que la investigación sobre las circunstancias completas de este suceso incluye una investigación sobre la manera en que las autoridades difundieron la información, tanto al público como a las familias de los rehenes. Pedimos que los resultados de la investigación se hagan públicos.

 

El ataque de Beslán tuvo lugar con un telón de fondo de cinco años de violaciones de derechos humanos generalizadas, persistentes y en gran medida impunes por parte de las tropas rusas contra la población civil de Chechenia, así como de atroces abusos contra los derechos humanos cometidos por los combatientes rebeldes. La impunidad por estas violaciones y abusos ha servido para perpetuar el conflicto y ha dado lugar a graves atrocidades contra los derechos humanos perpetradas por los dos bandos. En nuestra opinión, en Chechenia no podrá alcanzarse una paz duradera sin justicia para todas las víctimas de los abusos contra los derechos humanos cometidos en el contexto del conflicto, y sin que se garanticen el establecimiento del Estado de derecho y la protección de los derechos humanos para todos. Pedimos a las autoridades rusas que tomen medidas para garantizar que los responsables de abusos contra los derechos humanos en Chechenia, ya luchen en el bando ruso o en el rebelde, comparezcan ante la justicia en un tribunal independiente e imparcial conforme a las normas internacionales.

 

Recordamos al gobierno ruso que tiene la obligación ineludible de proteger a los civiles que corran peligro de sufrir ataques espontáneos de represalia en Osetia del Norte, Ingushetia, Chechenia y otras regiones rusas. También instamos a las autoridades a asegurarse de que las operaciones de las fuerzas de seguridad encaminadas a llevar a los responsables del ataque de Beslán ante la justicia se llevan a cabo de plena conformidad con las normas internacionales de derechos humanos.

 

En este trágico momento, queremos hacer llegar nuestras condolencias y nuestra más profunda solidaridad a las víctimas, a sus familiares y al pueblo de Beslán.

 

Información complementaria

La toma de rehenes es un acto condenado universalmente en diversos documentos legales internacionales, en especial en la Convención Internacional contra la Toma de Rehenes, adoptada en 1979 por las Naciones Unidas, que califica estos actos de “delito que preocupa gravemente a la comunidad internacional” y establece que “toda persona que cometa dicho delito deberá ser sometida a juicio o sujeta a extradición”. El Consejo de Seguridad de la ONU, en una declaración presidencial emitida el 1 de septiembre de 2004, condenó en los términos más enérgicos la toma de rehenes en Osetia del Norte e instó a los Estados a cooperar activamente con las autoridades rusas en sus esfuerzos por llevar a los autores ante la justicia.