Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Respuesta al homicidio de 17 personas en el distrito de Musa Qala, en Helmand

La población civil sigue siendo la principal víctima del conflicto en Afganistán. En la foto, combatiente talibán sobre una batería antiarérea © Steve Dupont

Amnistía Internacional condena el brutal homicidio de unas 17 personas que participaban en una fiesta con música en el distrito de Musa Qala, provincia de Helmand, la noche del domingo 26 de agosto. Según los informes, entre los fallecidos había dos o tres mujeres; a algunas de las víctimas las mataron a tiros, y a otras las decapitaron.

El gobierno afgano acusó de los homicidios a los talibanes y declaró que la zona donde tuvieron lugar estaba bajo control talibán. Sin embargo, los talibanes no se han atribuido la responsabilidad del ataque.

Amnistía Internacional no ha podido verificar hasta el momento de forma independiente las acusaciones del gobierno o las circunstancias que rodean el incidente. No obstante, los informes parecen indicar que ninguna de las víctimas participaba activamente en enfrentamientos, lo que convierte su homicidio en un crimen de guerra, si fue cometido por una de las partes del conflicto armado de Afganistán.

Amnistía Internacional reitera su llamamiento a todas las partes del conflicto armado de Afganistán, incluidos el gobierno afgano, las fuerzas internacionales, los talibanes y otros grupos insurgentes, para que respeten las obligaciones establecidas por el derecho internacional humanitario: no deben tomar en ningún momento a civiles como blanco de sus ataques, y deben proteger a la población civil en todo momento.

Amnistía Internacional ha recibido con satisfacción la declaración del presidente afgano de que se emprenderá una “investigación completa sobre el incidente”, y pide al gobierno afgano que garantice que dicha investigación es imparcial, independiente, profesional y efectiva. Los sospechosos de implicación en los homicidios deben comparecer a juicio en procedimientos que cumplan las normas internacionales sobre juicios justos y en los que no se imponga la pena de muerte.

Amnistía Internacional pide a los talibanes que cooperen plenamente con la investigación.

Información complementaria

En junio de 2012, las fuerzas talibanes atacaron el Hotel Spozhmay de Kabul, donde se estaba celebrando una fiesta con música, y mataron a 15 personas, en su mayoría civiles. Los talibanes justificaron el ataque alegando que el hotel celebraba fiestas y eventos “inmorales”. Durante el régimen talibán que gobernó Afganistán entre 1996 y 2001, el gobierno prohibió las actuaciones musicales, entre otras formas de entretenimiento, e impuso severos castigos a quienes escucharan música, ya fuera en privado o públicamente.