Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Ataque inminente contra el norte de Darfur

Amnistía Internacional ha advertido hoy, 9 de octubre, de que la zona del norte de Darfur se encuentra actualmente en el punto de mira de las fuerzas armadas sudanesas, y de que son inminentes nuevos ataques mortales.

La organización ha recibido informes que indican que las fuerzas armadas sudanesas están reuniendo un gran número de tropas en al menos seis localidades del norte de Darfur, incluidas Tine, Kornoy, Um Baru y Kutum.

La población local teme que se produzcan nuevos ataques de las fuerzas gubernamentales o las fuerzas armadas de oposición antes de que comiencen en Trípoli, el 27 de octubre, las conversaciones de paz.

“La zona norte de Darfur Septentrional está bajo el control de grupos armados de oposición, y parece que las fuerzas armadas de Sudán desean atacarla antes de que se inicien las conversaciones de paz cuyo comienzo está previsto en Libia antes de que termine el mes”, ha declarado Tawanda Hondora, director adjunto del Programa para África de Amnistía Internacional. “Tememos que la población civil sufra una vez más homicidios y desplazamientos, sin fuerzas que la protejan.”

Ayer, más de 40 civiles murieron y decenas más resultaron heridos cuando las fuerzas armadas sudanesas y los yanyawid atacaron Muhajeria, localidad a unos 130 kilómetros al oeste de Haskanita. El ataque estuvo respaldado por un Antonov de las fuerzas armadas sudanesas pintado de blanco, el color de las Naciones Unidas. Según los informes, el ataque estuvo precedido de un bombardeo del Antonov. Este tipo de aviones han sido suministrados a las fuerzas armadas sudanesas por Rusia, y la última transferencia de que se ha tenido noticia tuvo lugar en septiembre de 2006.

La población local intentó huir del ataque, que causó un gran número de bajas por herida de bala y metralla en la base que la Misión de la Unión Africana en Sudán (AMIS) tiene en la localidad. Según los informes, la parte occidental de la localidad ha sido saqueada.

Desde 2005, Sudán tiene prohibido realizar vuelos ofensivos sobre Darfur, y ha recibido frecuentes críticas por pintar sus aviones de blanco, el color de la ONU.

“La agrupación de fuerzas en el norte, la quema de Haskanita la semana pasada y el ataque de ayer contra Muhajeria ponen de manifiesto la vital importancia de garantizar que la UNAMID se despliega cuanto antes y cuenta con los recursos necesarios para proteger a la población civil”, ha manifestado Tawanda Hondora.

“No hay tiempo para retrasos. Todo indica que los habitantes de la zona norte corren un gran peligro, y es preciso desplegar urgentemente en la zona personal adicional y helicópteros bajo mando militar.”

La AMIS carece del personal y el material necesarios para proteger a la población civil de Darfur. Aunque se supone que hay unos 7.000 soldados de mantenimiento de la paz, en realidad hay menos de 6.000 repartidos en una proporción peligrosamente escasa por una región del tamaño de Francia.

El gobierno sudanés impide con frecuencia el desplazamiento de la AMIS, insistiendo en que la situación es insegura. Las fuerzas de la AMIS sólo pueden acceder a helicópteros fletados especialmente, cuyos pilotos a menudo se niegan a trasladar tropas a zonas que consideran inseguras.

“Sería una traición al pueblo de Darfur si, después de tanto luchar para lograr el despliegue de una fuerza de la ONU, la comunidad internacional permite que las fuerzas de la ONU sufran los mismos defectos que las de la AMIS: la obstrucción del gobierno de Sudán unida a una falta de voluntad internacional de proporcionar los recursos necesarios”, ha declarado Tawanda Hondora.

Información complementaria

Nadie se ha atribuido aún la autoría del ataque del 29 de septiembre contra las fuerzas de mantenimiento de la paz de la AMIS en Haskanita, que se cree obra de un grupo armado de oposición. La localidad fue reocupada por las fuerzas armadas sudanesas poco después del ataque. El 5 y 6 de octubre, la localidad, con 750 hogares, fue quemada hasta los cimientos. Al parecer, sólo la mezquita y la escuela se mantienen en pie. Según los informes, incluso el pozo y su depósito de agua fueron destruidos.