Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar
  • Blog
Biblioteca en el campo de refugiados de Ritsona, en Grecia. © AI

¡CUIDADO! Estos 6 libros pueden cambiar radicalmente tu forma de pensar

Por Amnistía Internacional, 

Para celebrar el Día del Libro hemos buscado lecturas que despierten conciencias. Para inspirar a la gente a decir BASTA ante la injusticia. Pero no nos servía cualquiera. Buscábamos ese libro que “te activa cuando estás adormecido”. Ese libro que “empiezas y no quieres leer deprisa para que no se acabe nunca”. Que guardas como un tesoro y solo regalas a la gente que quieres. Después de semanas de una intensa búsqueda… ¡los hemos encontrado!

Activistas de Amnistía Internacional nos cuentan cuál es el libro que despertó sus conciencias. Cómo lo descubrieron, cómo les cambió la vida. ¡Y cómo les animó a actuar para cambiar el mundo!

Y tú, ¿te unes a esta comunidad de gente valiente y comprometida que se mueve contra la injusticia?

¡hazte activista!


Marta Málaga, activista de Amnistía en Fuencarral – El Pardo (Madrid)

1. Las desterradas hijas de Eva: “Una de las cosas más bonitas que me han pasado en mi vida”

Autora: Consuelo García del Cid
Lo recomienda:
Marta Málaga, activista de Amnistía en Fuencarral – El Pardo (Madrid)

El libro que me cambió la vida relata los testimonios de las mujeres que vivieron en los reformatorios femeninos durante el franquismo y la transición. Gracias a él, descubrí que muchas de esas mujeres vieron vulnerados sus derechos e incluso llegaron a perder a sus hijos.

Uno de estos reformatorios –la “maternidad de Peñagrande”– se encontraba en el barrio donde crecí, en un sitio apartado y oscuro. Como todas las adolescentes, mis amigas y yo temíamos quedarnos embarazadas “por si tu novio salía corriendo” (cosa demasiado frecuente entonces). Pero además, en mi barrio existía el temor a “acabar en la maternidad de Peñagrande”. Para nosotras era un sitio siniestro y las chicas que vivían allí, personas agresivas.

Cuando me enteré de que existía este libro corrí a comprarlo para saber qué pasaba en ese centro. Hoy el edificio es un instituto al que van muchos de los amigos de mi hijo. Hace poco celebraron allí un acto con la autora del libro y algunas de las mujeres recluidas. ¡Y por fin pude reconciliarme con ese pasado mío lleno de prejuicios! Les conté cómo las veíamos desde fuera y le di un abrazo a una de ellas, las dos deshechas en lágrimas. Fue una de las cosas más bonitas que me han pasado en mi vida.


Lola Liceras, activista del equipo de mujeres de Amnistía Internacional

2. Paradero Desconocido: “Una hora de lectura que rebosa derechos humanos”

Autor: Kressmann Taylor
Lo recomienda:
Lola Liceras, activista del equipo de mujeres de Amnistía Internacional

Paradero Desconocido está escrito en forma de cartas que se intercambian dos viejos amigos, Martín y Max, entre 1932 y 1934. Uno vive en Europa, en Munich. El otro en San Francisco, Estados Unidos. Si os fijáis en las fechas, son los tiempos terribles en los que se gestó el nazismo en Alemania.

En apenas 80 páginas, leemos muchos textos: una novela de suspense, una historia de amistad rota, un ensayo sobre el totalitarismo y un alegato sobre la libertad de expresión.

Lo descubrí por casualidad en 2014, justo cuando empezaba a colaborar como activista con Amnistía Internacional. Lo leí de un tirón. Con la primera carta de Max ya no puedes dejarlo y quieres seguir “abriendo” cartas. Desde entonces, lo he regalado muchas veces, a gente que quiero y a personas que admiro. Siento que, junto al libro físico, regalo también las sensaciones que yo sentí al leerlo: lealtad, compromiso con la justicia, solidaridad con “los otros” aunque vivan muy lejos y no sean “de los nuestros”. Aunque creamos que sus historias no nos conciernen.

Nunca había encontrado en apenas una hora de lectura tantas ideas para pensar sobre los derechos humanos. ¡Y no os perdáis la Nota Final del hijo de la autora!


Nuria Sainz, activista de Amnistía en Granada

3. El libro de los abrazos: “Lectura a sorbos para volver a pasar por el corazón”

Autor: Eduardo Galeano
Lo recomienda: Nuria Sainz, activista de Amnistía en Granada

En diciembre me topé con un libro –a veces divertido, a veces triste– de esos que empiezas y no quieres leer deprisa para que no se acabe nunca. “El libro de los abrazos” es una compilación de textos cortos, de dos páginas como máximo. Cada relato es sencillo, único y bonito, y todos y cada uno de ellos huele y sabe a América Latina.

Cuando lo leo, vuelvo a Perú. Sobre todo, al día en que presenté mi Trabajo de Fin de Grado. En ese momento dudé sobre si tenían sentido todos los parrafazos que había escrito sobre anemia infantil, pues en la página 59, Galeano ya había reflejado perfectamente la realidad de "los nadies".

Recomiendo leer un relato al día, como si fuera una cucharadita de miel, ya sea bajo una manta calentita, con una limonada fresca después de almorzar o sorteando baches a ritmo de cumbia a bordo de un destartalado microbús. Una lectura a sorbos, que inspira, motiva y sirve para recordar. O como dice su autor, Re-cordis, volver a pasar por el corazón.


Mikel Lekube, activista de Amnistía en Bilbao

4. Las aventuras del valeroso soldado Svejk: “Una crítica brutal a la guerra con la que no podía parar de reír”

Autor: Jaroslav Hašek
Lo recomienda: Mikel Lekube, activista de Amnistía en Bilbao

Junio de 1914. El archiduque Fernando de Austria es asesinado en Sarajevo. Al día siguiente, un joven en un bar de Praga predice que habrá una guerra. Lo toman por loco y lo envían a un manicomio. Cuando empieza la guerra, lo mandan al frente, y… ¡empieza la diversión!

El libro es una crítica mordaz y divertida a lo absurdo de las guerras. Su protagonista, Svejk, usa la estupidez como refinamiento para desarmar a cualquiera.

Un día vi la novela en el escaparate de una librería y la compré. Me acompañó en los viajes en tren a la universidad, y, como me reía mucho con ella, la gente no dejaba de mirarme, ¡como si estuviese loco! Me gustó tanto que me llevó a viajar a Praga en busca del bar donde transcurre el principio de la novela. Ese viaje, además, fue el principio de mi “amor” por la cerveza checa, pero eso es otra historia...

¡Es un clásico de la literatura universal y la crítica que hace a la guerra es brutal!


Antonio Cámara, activista de Amnistía en Barco de Ávila.

5. Ante el dolor de los demás: “porque estaba adormeciéndome y este libro me reactivó”

Autora: Susan Sontag
Lo recomienda: Antonio Cámara, activista de Amnistía en Barco de Ávila.

Tu vida transcurre de casa al trabajo, del trabajo al cole, del cole a casa, los niños… y así todos los días. Llega la noche, cenas delante de la tele y ves lo que pasa en el mundo. Pero así, adormecido, inmunizado. Claro que te afecta lo que pasa, pero está lejos y estás cansado.

De repente, en una revista, ves una autora que conoces, un título que te llama la atención. Te haces con el libro y todo cambia.

El libro empieza siendo un ensayo sobre cómo la fotografía es un medio que nos acerca a la guerra. Y al sufrimiento de sus protagonistas, de los que combaten y de los que no pueden defenderse. Habla de un decorado. Porque de tanto repetirse en televisiones y en publicaciones, se convierte en un decorado y nos inmuniza. Y ahí entra el protagonismo de quien fotografía. ¿Cómo conseguir saltar esta inmunización? ¿Cómo volver a remover al lector? ¿A removerme a mí?

Este libro me reactivó, hizo que viese las imágenes otra vez como hacía tiempo. Porque estábamos adormeciéndonos. Porque ya no nos conmovíamos ante el dolor de los demás.


Itziar Medrano, activista de Amnistía en Vitoria

6. En el corredor de la muerte: “El libro que cambió radicalmente mi forma de sentir la vida”

Autor: Nacho Carretero
Lo recomienda: Itziar Medrano, activista de Amnistía en Vitoria

El libro que recomiendo se puede leer en una tarde y puede cambiar radicalmente tu forma de pensar y sentir la vida. No recuerdo cuándo comencé a estar en contra de la pena de muerte, pero cuando hace unos meses cayó en mis manos este libro ¡me sentí 100% activista e implicada en la lucha por la abolición de esta terrible práctica!

“Mi vida se paró en 1994”, afirma Pablo Ibar, quien todavía sigue esperando un juicio justo. Lleva más de la mitad de su vida encerrado por algo que no hizo. Tanya se casó con él estando ya encarcelado. Es absolutamente consciente de su inocencia, ¡estaban juntos cuando ocurrieron los hechos de los que se le acusa!

Como madre, no sé cómo se puedo sentir Cándido, el padre de Pablo, después más de 20 años de condena injusta. Por suerte, es un sentimiento inimaginable para mí. ¡Hagamos que sea inimaginable para todas las personas, en todos los países! Leedlo. Actuad. ¡Que la pena de muerte pase a ser un mal recuerdo!