Saltar al contenido

Hay alternativas, no al internamiento de inmigrantes (CIEs)

Un inmigrante que estuvo internado en el CIE de Aluche, Madrid, muestra una imagen de la fachada exterior del mismo Centro
Un inmigrante que estuvo internado en el CIE de Aluche, Madrid, muestra una imagen de la fachada exterior del mismo Centro. © María Rodríguez/Revista Números Rojos
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 5.262 firmantes

Junto a otras organizaciones hemos lanzado un manifiesto pidiendo alternativas al internamiento de las personas migrantes. Te invitamos a sumarte a él.

Petición antes del cierre

Todas las personas, incluidas las personas migrantes, tienen derecho a la libertad. El ingreso en centros de internamiento (CIEs) debe ser contemplado sólo de manera excepcional. ¡Actúa!

F.A.O. llegó desde África a España para conocer a su nieto recién nacido. Un día, al salir del supermercado, la policía le pidió los papeles y la detuvieron. Pasó tres días en una comisaría donde no le permitieron recibir la visita de su hijo. Días después de ser puesta en libertad, le comunicaron que iba a ser expulsada y, sin previo aviso, fue trasladada al CIE de Madrid, donde permanecería más de 50 días internada.

F.A.O. recuerda con horror el día que trataron de expulsarla: nadie le comunicó dónde iba, fue esposada y le ataron los brazos a la cintura mediante un cinturón especial. Cuando se encontraba en la escalera del avión, un policía le dijo que regresaba a su país, que no se pusiera nerviosa o se haría daño. F.A.O. rompió a llorar, ni siquiera había podido despedirse de su hijo y su nieto.

En el último momento, la expulsión se detuvo y la llevaron de nuevo al CIE. Finalmente, fue liberada y pudo reencontrarse con su hijo.

Testimonio recogido por AI en su visita al CIE de Aluche.


Todas las personas, incluidas las personas migrantes, tienen derecho a la libertad. La detención y posterior ingreso en un centro de internamiento de extranjeros (CIE) , debe ser contemplada como una medida excepcional y una vez que se hayan agotado todas las medidas alternativas, después de una valoración individual de cada caso concreto.

Amnistía Internacional se opone al uso del internamiento de personas migrantes como método de control migratorio. El internamiento debe ser siempre evitable, y descartado, cuando estamos ante personas vulnerables, mujeres víctimas de trata, niños o niñas.  

El gobierno ha presentado un borrador de reglamento de regulación de los centros de internamiento, inexistente hasta ahora. Sin embargo, es necesario que se apliquen medidas cautelares alternativas, que no conlleven la privación de libertad.