Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Tras 10 años sin pena de muerte, California podría volver a ejecutar

Sala de ejecución por inyección letal
Sala de ejecución por inyección letal en San Quintín, California © AP Photo/Eric Risberg
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 22.855 firmantes

Damos las gracias a las más de 22.000 personas que se han sumado a la petición a las autoridades de California para que abandonen el protocolo sobre la inyección letal de manera completa.

La consulta pública del Departamento de Prisiones y Rehabilitación de California sobre la inyección letal seguirá abierta hasta el 6 de abril, con lo que desde Amnistía Internacional animamos a seguir escribiendo a LI.comments@cdcr.ca.gov para recordar que no existe manera humana de matar, la única opción es abolir la pena de muerte.

Petición antes del cierre

En California pretenden volver a usar la pena de muerte de forma inminente. Para ello necesitan aprobar un nuevo protocolo para la aplicación de la inyección letal en las ejecuciones.

El Departamento de Prisiones y Rehabilitación de California, encargado de este asunto, está haciendo una consulta oficial en la que cualquier persona puede participar hasta el día 6 de abril haciendo sus comentarios sobre el método de ejecución.

Queremos que te unas a las miles de personas para recordar lo obvio: no existe una manera humana de matar, la única opción es abolir la pena de muerte.

La nueva normativa propuesta introduce un protocolo de inyección letal consistente en una sola sustancia, lo que significa que puede elegirse cualquiera de los cuatro barbitúricos enumerados en la normativa para utilizarlo en la ejecución.

En California llevan sin ejecutar a nadie desde 2006. Desde entonces la aplicación de la pena de muerte ha estado en suspenso, ya que las impugnaciones de los procedimientos de inyección letal del estado dieron lugar a su invalidación. Durante este tiempo California se ha convertido en el estado de Estados Unidos con más personas en el corredor de la muerte. En diciembre de 2015 se contabilizaron 745 condenadas.

La pena de muerte es irreversible. Desde 1976 han salido a la luz en Estados Unidos más de 140 condenas erróneas en casos de pena capital. Durante ese mismo periodo se han llevado a cabo 1.414 ejecuciones. Los errores cometidos, sean conocidos o no, ya no se pueden deshacer.

Desde Amnistía Internacional nos oponemos rotundamente a la pena de muerte para todos los casos, sin excepción, independientemente del método utilizado por el Estado para llevar a cabo la ejecución.

Actúa para detener la aprobación del nuevo reglamento sobre inyección letal en California y avanzar hacia la abolición de la pena de muerte.