Felisa Echegoyen, la historia de una mujer torturada.

“...allí ya empezaron los golpes y las amenazas… y en comisaría también, más de lo mismo. Sobre todo Billy el Niño, que este era un sádico y además disfrutaba muchísimo pegando.”

El 8 de octubre de 1974, Felisa estaba en su casa cuando Juan Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, y cuatro inspectores de la Brigada Político Social tumbaron la puerta. Tenía 26 años y formaba parte de la Liga Comunista Revolucionaria. Buscaban detener a la dirección del comité local.

Durante su detención, los policías le dieron una paliza y la insultaron para que “cantara”.

Desde entonces, Felisa lucha para que se sepa la verdad y se haga justicia. Su caso forma parte de la querella argentina.

En 2013, la juez argentina María Servini dictó una orden de extradición para interrogar a Billy el Niño por su posible relación con las torturas a Felisa. Pero el gobierno español está bloqueando la investigación.

El caso de Felisa no es único. Muchas personas fueron detenidas injustamente y torturadas durante el franquismo por su forma de pensar. Durante días, no volvieron a casa. Lo único que piden es justicia

Miles de personas no volvieron a casa durante la guerra civil y el franquismo; algunas durante días, otras no volvieron nunca.

En solidaridad con las víctimas, firma para enviar esta petición al gobierno y que este año no se olvide de ellas.

Llevamos 159230 firmas

No has introducido este dato.

No has introducido este dato.

No has introducido este dato.

No has introducido este dato.

Al participar aceptas la Política de Privacidad.

Firma