Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Yemen: Las fuerzas huzíes reclutan a niños soldados para combatir en primera línea

El grupo armado huzí está reclutando activamente a menores incluso de sólo 15 años para combatir como niños soldados en las líneas de frente del conflicto de Yemen. 12 de enero de 2017. AP Photo/Hani Mohammed.


Han salido a la luz nuevas pruebas de que el grupo armado huzí está reclutando activamente a menores incluso de sólo 15 años para combatir como niños soldados en las líneas de frente del conflicto de Yemen; así lo ha afirmado hoy Amnistía Internacional después de hablar con las familias de tres muchachos que este mes han sufrido esta práctica atroz que infringe el derecho internacional. Las familias confirmaron asimismo el reclutamiento de un cuarto menor residente en la zona.

Familiares y un testigo presencial contaron a Amnistía Internacional que los cuatro menores, de entre 15 y 17 años, habían sido reclutados en la capital, Saná, por combatientes del grupo armado huzí, también conocido popularmente como Ansarolá. No supieron que se habían llevado a sus hijos hasta que fueron avisados por residentes locales, que contaron que los habían visto subiendo a un autobús junto a al menos otros seis niños en un centro local de huzíes a mediados de febrero.

“Es terrible que las fuerzas huzíes separen a los niños de sus progenitores y de sus hogares, y que los priven de su infancia para colocarlos en la línea de fuego, donde podrían morir”, ha dicho Samah Hadid, directora adjunta de campañas de la oficina regional de Amnistía Internacional en Beirut.

 

“Es una violación vergonzosa e indignante del derecho internacional. Los huzíes deben poner fin de inmediato a todas las formas de reclutamiento de menores de 18 años y poner en libertad a todos los niños que engrosan sus filas. La comunidad internacional debe apoyar la rehabilitación y reintegración en la comunidad de los menores desmovilizados.”Las familias de los cuatro niños reclutados a mediados de febrero después recibieron noticias de que sus hijos estaban en un lugar de nombre desconocido en la frontera de Yemen con Arabia Saudí.


Incentivos y método de reclutamiento
Personas entrevistadas han explicado que en los centros locales dirigidos por representantes huzíes se celebran actos como rezos, sermones y conferencias en los que se anima a niños y hombres a combatir en el frente para defender a Yemen de Arabia Saudí.

Según un testigo presencial, dos de los cuatro niños habían sido reclutados por un representante local huzí después de que en enero los enviaran a una escuela coránica cerca de Saná para su iniciación religiosa y luego los devolvieran a sus familias, que hasta entonces desconocían su paradero. Un padre contó que su hijo le había explicado que el programa de iniciación incluía la historia de las guerras mundiales y lo que se describía como “guerra de la coalición liderada por Arabia Saudí contra el pueblo yemení”.

Algunos familiares dijeron que los reclutamientos de niños soldados habían aumentado en sus barrios debido a que muchos menores ya no asistían regularmente a clase. La guerra ha hecho estragos en la economía y muchas familias ya no pueden hacer frente al gasto de transporte necesario para que sus hijos vayan a la escuela. En muchos lugares ya no funcionan los centros de enseñanza. Algunos profesores están en huelga porque ya no cobran su sueldo.

Según un familiar, los huzíes han impuesto cuotas de reclutamiento a los representantes locales, en algunos casos amenazando con consecuencias si no se cumplen esas cuotas.

Una persona cuyo hermano de 16 años está entre los menores reclutados dijo sobre ellos: “Les atrae disparar kalashnikov y otras armas y llevar el uniforme militar. [Los huzíes] están diciendo que hay tan pocos combatientes [en el frente], que van a llevarse [reclutado] a un miembro de cada familia. Si el hijo muere en el frente, al padre le dan un sueldo mensual y un arma para que no proteste.”

Muchas familias no se atreven a denunciar los reclutamientos por miedo a que se tomen represalias contra los hijos que se han llevado los huzíes, otros hijos u otros familiares.

Un padre dijo: “Muchos menores [son reclutados] pero la gente no se atreve a hablar ni a preguntar. Teme ser detenida.”

Dos de las personas entrevistadas contaron a Amnistía Internacional que los huzíes prometen incentivos monetarios a las familias para tranquilizarlas, de 20.000 a 30.000 riales yemeníes (de 80 a 120 dólares estadounidenses) por hijo y mes si se convierte en mártir en el frente. Además, los huzíes rinden homenaje a las familias imprimiendo carteles en memoria de sus hijos para ponerlos por toda la zona como tributo a su contribución a los esfuerzos bélicos. Dos de las personas entrevistadas hicieron hincapié en que los niños reclutados normalmente proceden de entornos empobrecidos.

Los nombres de los niños soldados, sus familiares y otras personas entrevistadas, así como las fechas exactas de los reclutamientos, se han omitido por razones de seguridad.

Información complementaria
En febrero de 2017, los organismos de la ONU habían podido documentar casi 1.500 casos de menores reclutados por todas las partes del conflicto desde marzo de 2015. Human Rights Watch ya había documentado con anterioridad el reclutamiento, uso y entrenamiento de niños soldados por los huzíes en mayo de 2015.

En 2012, el dirigente huzí Abdel Malik al Huthi se reunió con la representante especial de la ONU para la infancia y los conflictos armados, Leila Zerrougui, y se comprometió a trabajar para poner fin al reclutamiento y uso de niños soldados. Sin embargo, en sus últimas seis visitas de investigación sobre el terreno a territorio yemení controlado por los huzíes, entre enero de 2015 y noviembre de 2016, Amnistía Internacional ha observado el uso de niños armados en puestos de control. Algunos llevaban libros en una mano y un kalashnikov en la otra.

En su informe anual sobre los niños y los conflictos armados, el secretario general de la ONU viene citando los últimos años a varias partes del conflicto de Yemen entre los actores que han violado derechos de los niños en situaciones de conflicto, entre otras cosas reclutando y usando a niños como soldados. Las partes aludidas son los huzíes, el grupo armado vinculado a Al Qaeda en la Península Arábiga, varias divisiones de las fuerzas armadas yemeníes y ciertas milicias afines al gobierno.

La coalición militar dirigida por Arabia Saudí también se citaba como uno de los actores que han violado derechos de los niños en situaciones de conflicto, hasta que el ex secretario general de la ONU Ban Ki-moon cedió a las presiones diplomáticas directas de Arabia Saudí y la suprimió de la lista. Su eliminación contradice las pruebas inequívocas de que la coalición ha violado derechos de los niños durante el conflicto en Yemen.

Según el informe anual del secretario general sobre los niños y los conflictos armados, publicado en abril de 2016, desde que estalló el conflicto en Yemen en marzo de 2015, el 60% de los menores muertos y heridos fueron víctimas de acciones atribuidas a la coalición liderada por Arabia Saudí y el 20% de acciones atribuidas a los huzíes. Amnistía Internacional ha documentado reiteradamente violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas por miembros de la coalición durante el conflicto, incluso contra menores. Esto incluye ataques aéreos contra escuelas y el uso de municiones de racimo prohibidas internacionalmente que han causado la muerte a tres menores y mutilado a nueve.

El reclutamiento y uso de menores de 15 años por las partes de un conflicto es un crimen de guerra con arreglo al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y al derecho internacional humanitario consuetudinario. A los jefes militares que sabían o debían saber que existían esas violaciones de derechos humanos y no tomaron medidas efectivas es posible exigirles responsabilidades penales en función de su responsabilidad de mando. Yemen es Estado Parte en la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño y su Protocolo Facultativo relativo a la participación de niños en los conflictos armados, que prohíbe reclutar y utilizar a menores en hostilidades El Protocolo Facultativo establece en 18 años la edad mínima para toda forma de participación en conflictos armados, ya sea en las filas de las fuerzas armadas o en las de grupos armados no estatales.