Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Mueren niños en medio de un creciente desgobierno

Londres.- La muerte ayer de tres niños a manos de hombres armados en la Franja de Gaza fue un hecho atroz que Amnistía Internacional condena sin paliativos. Es el más reciente de una serie de incidentes en los que las luchas entre facciones de grupos armados palestinos ha dado lugar al homicidio de civiles palestinos en medio de un creciente desgobierno en la Franja de Gaza. Los tres niños se dirigían a la escuela la mañana del 11 de diciembre cuando murieron por los disparos de unos hombres no identificados en el centro de la ciudad de Gaza. Esos disparos causaron asimismo heridas a otras personas.

 

Los pequeños fallecidos eran Ousama Ba'lousha, de diez años, y sus hermanos Ahmad, de siete, y Salam, de cuatro. Mahmoud Habil, chófer y guardaespaldas que los acompañaba, también murió cuando los atacantes abrieron fuego contra el automóvil en el que él y los niños se dirigían a la escuela. La prima de los niños, Lydia al-'Obaid, de seis años, y un segundo guardaespaldas, que también viajaban en el auto, resultaron heridos, al igual que otros dos escolares que pasaban por allí en el momento del ataque.

 

Los atacantes huyeron del lugar y todavía no han sido detenidos. Se ha especulado con la posibilidad de que el ataque tuviera como objetivo al padre de los niños, alto cargo de los servicios secretos de la Autoridad Palestina.

 

Desde que se produjo este homicidio, y en ausencia de información sobre la identidad y los motivos de los responsables, las facciones políticas palestinas y sus brazos armados han estado intercambiando acusaciones, lo que hace temer un mayor deterioro de la situación, ya de por sí tensa, que vive la Franja de Gaza a causa del enfrentamiento entre el gobierno del primer ministro Ismail Haniya y el presidente Mahmud Abbas.

 

El desgobierno en la Franja de Gaza ha alcanzado un nivel sin precedentes. Grupos armados vinculados al partido Al Fatah del presidente Mahmud Abbas y al partido Hamás del primer ministro Ismail Haniya, así como otros grupos y bandas armados, se han enzarzado en enfrentamientos y ataques armados que ponen en un peligro cada vez mayor la vida de la población civil palestina. Además, una serie de batallas armadas protagonizadas por estos grupos en las calles han causado la muerte y heridas a transeúntes civiles.

 

Aunque decenas de civiles palestinos, entre ellos menores, han muerto y muchos otros han resultado heridos en la Franja de Gaza en enfrentamientos y ataques armados entre grupos armados palestinos, los responsables de esos ataques rara vez han sido detenidos o procesados. La impunidad de que gozan los autores de estos ataques alienta en última instancia nuevos abusos y aviva el ciclo de homicidios por venganza.

En las reuniones que mantuvo esta semana con el presidente, el viceprimer ministro y los ministros de Interior y Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, Amnistía Internacional expresó su preocupación por estos ataques y por la impunidad con que se perpetran y pidió que todas las partes de la Autoridad Palestina tomen medidas para poner fin a la violencia y llevar a sus autores ante la justicia. La organización pide ahora que se lleve a cabo una investigación inmediata, independiente e imparcial sobre el ataque del 11 de diciembre que causó la muerte y heridas a menores, que estos ataques de grupos armados se investiguen de forma independiente e imparcial y que los responsables sean procesados de acuerdo con las normas internacionales sobre juicios justos.