Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Los crímenes de guerra deben ser investigados y los responsables deben rendir cuentas

Madrid.- Amnistía Internacional acoge con satisfacción la decisión del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu de iniciar una investigación judicial tras admitir a trámite una querella contra varios militares y un ex ministro israelíes por presuntos crímenes de guerra cometidos en 2002 en la ciudad de Gaza.

De conformidad con el derecho internacional, España tiene el deber de investigar crímenes de guerra dondequiera que se hayan cometido y, si hay pruebas admisibles suficientes, enjuiciar a las personas presuntamente responsables de los mismos. Si tales personas son halladas culpables a consecuencia del proceso, deben ser castigadas teniendo en cuenta la gravedad de los crímenes. Además, de conformidad con el derecho internacional, Israel debe cooperar con España y ayudar a sus órganos judiciales en la investigación y el enjuiciamiento de los presuntos crímenes de guerra.

En su auto de 29 de enero de 2009, el Juez Andreu señaló además que, a pesar de haber sido enviada hace tiempo, la comisión rogatoria enviada a Israel aún no había recibido respuesta de las autoridades del país.

Por otra parte, el Estado de Israel tiene la responsabilidad de investigar y, en su caso, de procesar a los acusados de crímenes de guerra u otras violaciones del derecho internacional o de abusos graves contra los derechos humanos. Sin embargo, las decisiones de investigar y juzgar son mecanismos que dependen fundamentalmente de una voluntad política que Israel no ha demostrado. Hasta el momento, las autoridades israelíes no han llevado a cabo investigaciones efectivas para esclarecer los hechos o hacer rendir cuentas a los responsables, por lo que el papel de la comunidad internacional es ahora crucial.

España tiene el deber de investigar
El derecho internacional establece mecanismos para garantizar que se hace justicia. En virtud de los Convenios de Ginebra de 1949, de los que tanto España como Israel son parte, todos los Estados están obligados a buscar a las personas presuntamente autoras de graves violaciones de dichos convenios y, o bien llevarlas a juicio ante sus propios tribunales, o bien entregarlas a otro Estado para que sean juzgadas allí. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas también está facultado para remitir la situación de Gaza a la Corte Penal Internacional.

Amnistía Internacional ha declarado en numerosas ocasiones que si un tribunal de justicia tiene constancia sobre la comisión de hechos que son constitutivos de crímenes contra el derecho internacional, tiene la obligación de investigarlos sin excepción. Esta investigación debe ser independiente e imparcial. Toda persona presuntamente responsable de tales crímenes - sea cual fuere su nacionalidad - debe ser llevada ante la justicia con prontitud, sin importar la posición oficial que ostente o haya ostentado. Es decir, los tribunales españoles tienen el deber de ejercitar su jurisdicción universal.

Por principio, Amnistía Internacional acoge con satisfacción toda decisión independiente de los jueces de investigar presuntos crímenes en ejercicio de la jurisdicción universal. No obstante, la organización no toma posición sobre los méritos de los cargos formulados.

Más información en relación a los hechos de 2002
El 22 de julio del 2002, un avión de combate F16 de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lanzó una bomba de una tonelada sobre un barrio densamente poblado de la ciudad de Gaza. El objetivo del ataque era el miembro de Hamás, Salah Shehada, pero según la información recogida por Amnistía Internacional después del bombardeo, murieron también siete adultos más y nueve niños, la mayoría menores de 10 años, como consecuencia del ataque: Dina Matar sólo tenía dos meses de edad y Ayman Matar 18 meses. Muhammad Ra'ed Matar tenía 3 años, Diana Ra'ed Matar de 5, Subhi Mahmud al Hweiti de 4, Muhammad Mahmud al Hweiti de 6, Al’a' Muhammad Matar de 10, Iman Salah Shehada de 15 y Maryam Matar que tenía 17 años. Ésta última resultó gravemente herida y murió el 15 de agosto.

Dado el emplazamiento del objetivo, una zona civil densamente poblada, y el método de ataque seleccionado, las personas que lo planearon tenían que saber que iba a producir muertos y heridos civiles, entre ellos niños y niñas. Al día siguiente, el primer ministro Ariel Sharon calificó el ataque como una de las «operaciones más exitosas» de las FDI.

Más información sobre rendición de cuentas en relación al conflicto en Gaza
En relación a las violaciones de derechos humanos y delitos contemplados por el derecho internacional cometidos recientemente en Gaza y el sur de Israel, Amnistía Internacional ha publicado un informe llamado “El conflicto de Gaza: Información sobre derecho aplicable, investigaciones y rendición de cuentas”, en el que analiza la normativa internacional aplicable a conflictos.

La organización reclama, una vez más, una investigación internacional y la rendición de cuentas de todos aquellos responsables de haber cometido crímenes de guerra, y pide que las víctimas de dichos crímenes no tengan que esperar años para obtener verdad, justicia y reparación.