Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las órdenes del líder talibán de reducir el número de víctimas civiles suenan “hipócritas”

Los insurgentes son responsables del 80 por ciento de las víctimas civiles en Afganistán. © Anton Jdanov / Demotix

Las declaraciones del líder talibán que afirman que el movimiento está procurando reducir al mínimo el número de víctimas civiles no concuerdan con la actuación del grupo, ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

En un mensaje con motivo de la festividad religiosa de Eid, el mulá Omar, líder de los talibanes, dio a conocer una lista pormenorizada de las medidas que los miembros de su consejo de dirigentes debían tomar para frenar el aumento del número de víctimas civiles, causadas en su mayor parte por los talibanes y otros grupos insurgentes.

El mulá Omar dio a entender que la mayoría de esas víctimas eran afganos atrapados en el fuego cruzado entre los talibanes y las fuerzas internacionales. No mencionó los ataques talibanes lanzados deliberadamente contra población civil ni los ataques indiscriminados que han provocado un gran número de víctimas civiles.

“La población afgana aplaudiría todo intento real de reducir el número de víctimas civiles”, ha manifestado Sam Zarifi, director del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

“Sin embargo, el mensaje del mulá Omar suena hipócrita, pues es más una cuestión de propaganda que de una verdadera protección de la población civil. Indica que la mayoría de las víctimas civiles son accidentales y que podrían evitarse si la población afgana se mantuviese alejada de las tropas extranjeras.”

No ordena a los miembros de su consejo de dirigentes que pongan fin a los asesinatos deliberados, ni que dejen de utilizar comandos suicidas o dispositivos explosivos improvisados en zonas civiles.”

Aunque el número de víctimas civiles causadas por la OTAN ha disminuido, los bombardeos aéreos, especialmente los lanzados por vehículos aéreos no tripulados, han provocado resentimiento entre la opinión pública.

Según cifras recientes de la ONU, los insurgentes son responsables del 80 por ciento de las víctimas civiles en Afganistán.

Amnistía Internacional ha documentado el modo en que los talibanes y otros grupos insurgentes se han ocultado habitualmente entre la población civil, a sabiendas de que la ponían en peligro, y han aumentado los ataques contra zonas civiles concurridas, como hospitales, escuelas y mezquitas. En mayo de este año, los talibanes mataron al director de una escuela para niñas, y los insurgentes también han atacado y matado a parlamentarias.

Además, según los informes recibidos, los talibanes y otros grupos recurren cada vez más a menores para utilizarlos como combatientes o en ataques suicidas.

Los insurgentes también han incrementado el uso de dispositivos explosivos improvisados, y han atacado tanto a civiles afganos que trabajan para el gobierno como a sus familias. Entre sus víctimas hay un niño de 11 años, hijo de un policía, que fue ahorcado por “espía”.

En su mensaje de Eid, el mulá Omar ordenó a sus combatientes que dejasen de amenazar a civiles, informasen a sus superiores sobre las víctimas civiles, investigasen las denuncias de violaciones de derechos humanos, y castigasen a los responsables de abusos. 

Sin embargo, Sam Zarifi afirma que es preciso hacer mucho más. “El líder talibán parece insinuar que determinadas categorías de civiles son objetivos legítimos, lo cual es sencillamente falso”, ha declarado.

“El derecho internacional humanitario establece que nadie debe atacar a civiles, al margen de la filiación política que tengan. Los talibanes y otros grupos armados en Afganistán conocen las leyes de la guerra, y las respetan cuando les conviene, pero parece que su estrategia actual se basa en infringir sistemáticamente estas leyes poniendo en peligro a la población civil.”

Amnistía Internacional ha pedido a la Corte Penal Internacional que investigue el conflicto en Afganistán.