Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las amenazas y ciberataques no disuadirán a las mujeres de conducir

© Campaña “Mujeres al Volante” del 26 de octubre

Las activistas saudíes que piensan desafiar la prohibición de conducir en el país el 26 de octubre siguen adelante con su plan pese a haber sido hackeado el sito web de su campaña y haberles amenazado las autoridades con frustrar la iniciativa, ha manifestado Amnistía Internacional.

A primeras horas del viernes, un hacker ha desmantelado el sitio web oct26driving.org, colgando en su lugar el mensaje: “Dejen el liderazgo de las mujeres saudíes … Accidente”. El ciberataque se ha producido sólo horas después de que un portavoz del Ministerio del Interior saudí reiterara la decisión de hacer cumplir la prohibición de conducir impuesta desde hace mucho tiempo a las mujeres.

“Las autoridades saudíes utilizan la excusa de que es la sociedad en general la que impone la prohibición y afirman que la ley no discrimina a las mujeres. Pero al mismo tiempo continúan hostigando e intimidando a las activistas”, ha señalado Said Boumedouha, director en funciones del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

Este hostigamiento ha incluido amenazas por teléfono y a través de Internet, prohibiciones arbitrarias de viajar y detenciones, obligar a las activistas y a sus familias a firmar documentos en los que se comprometen a no conducir y utilizar los medios de comunicación oficiales para desacreditar a las activistas.”

“Y por segunda vez esta semana el Ministerio del Interior ha despejado públicamente toda ambigüedad sobre el apoyo de las autoridades a la prohibición de conducir impuesta a las mujeres. La prohibición y las tácticas de intimidación que se están utilizando para mantenerla no son propias del mundo moderno, sino que representan la discriminación existente en general, que reprime la libertad de las mujeres y empaña la reputación del país.”

Arabia Saudí es el único país de mundo donde no se permite a las mujeres conducir. Aunque no hay ninguna ley que lo prohíba oficialmente, un decreto ministerial de 1990 formalizó una prohibición de carácter consuetudinario ya existente, y las mujeres que intenten conducir se exponen a ser detenidas.