Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Se debe respaldar con actos las concesiones en materia de derechos humanos

Los derechos humanos en Arabia Saudí siguen siendo una realidad terrible © Andrew A. Shenouda

Arabia Saudí ha decidido hoy en Ginebra aceptar numerosas recomendaciones formuladas durante las sesiones de examen del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para mejorar su historial de derechos humanos, pero es poco probable que esa aceptación ponga fin a las graves violaciones y la discriminación o conduzca a la justicia y la reparación para las víctimas. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

“Mientras las acciones de Arabia Saudí no se equiparen a sus palabras, es poco probable que haya cambios en la pésima reputación del Reino como autor de graves violaciones de derechos humanos”, ha manifestado Said Boumedouha, director adjunto del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Arabia Saudí debe demostrar que el aceptar esas recomendaciones es algo más que un mero ejercicio de relaciones públicas destinado a desviar las críticas a su historial de derechos humanos.”

Aunque Arabia Saudí aceptó en su totalidad la mayoría de las recomendaciones que le fueron formuladas durante el examen de su historial de derechos humanos, rechazó recomendaciones cruciales relativas a ratificar tratados internacionales básicos, entre ellas las destinadas a proteger los derechos de las mujeres y a proporcionar a las víctimas acceso a la justicia.

No hay en el horizonte planes que permitan a los grupos de trabajo y relatores especiales de las Naciones Unidas o a las organizaciones independientes de derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, el acceso para documentar violaciones de derechos humanos.

“El historial de derechos humanos del Reino sigue siendo atroz. Aunque cualquier señal de que Arabia Saudí se compromete a mejorar los derechos humanos sería bienvenida, las medidas aceptadas hoy, por sí solas, no van a hacer que las autoridades dejen de encarcelar a quienes realizan críticas pacíficas ni pongan fin a la grave discriminación contra las mujeres y las niñas”, ha manifestado Said Boumedouha.

Arabia Saudí ha aplicado persistentemente políticas represivas que acallan la libertad de expresión, asociación y reunión, desafiando las críticas internacionales. Las manifestaciones y concentraciones pacíficas están prohibidas. Muchas personas han sido encarceladas simplemente por publicar mensajes inofensivos en las redes sociales.

El país también ha llevado a cabo una campaña implacable de intimidación y acoso contra activistas locales de derechos humanos, en la que, en los últimos meses, se ha detenido y condenado a decenas de personas a largas penas de prisión tras juicios flagrantemente injustos.

La nueva ley antiterrorista, con un texto muy vago y que otorga amplios poderes a las autoridades, ha suscitado el temor de que se emprenda una nueva represión de la disidencia pacífica en nombre de la defensa de la seguridad nacional.

La gran mayoría de las recomendaciones aceptadas hoy por Arabia Saudí en el Consejo de Derechos humanos de la ONU son promesas vagamente formuladas de “considerar” la posibilidad de introducir cambios, más que compromisos concretos de aplicarlas. Por ejemplo, Arabia Saudí ha aceptado “considerar la ratificación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP)” –algo que las autoridades llevan haciendo desde al menos 2009–, y sin embargo ha rechazado las recomendaciones que le instaban a ratificar ese mismo tratado.

“La cantidad de recomendaciones aceptadas es irrelevante. Sin medidas concretas que den lugar a mejoras visibles sobre el terreno, el proceso parecerá poco más que un intento descarado de Arabia Saudí de blanquear su historial de derechos humanos”, ha manifestado Said Boumedouha.

“Al indicar su disposición a considerar algunas medidas de derechos humanos, las autoridades están dando pasitos de bebé en la dirección correcta, pero aún queda un largo y duro camino por delante.”

Además, las autoridades han evitado persistentemente abordar la arraigada discriminación sistémica, especialmente contra las mujeres y las minorías. Pese a haber aceptado la recomendación de desmontar el afianzado sistema que somete a las mujeres a la tutela de los hombres, se han negado a reconocer la existencia de dicho sistema y han afirmado que las leyes del país garantizan la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Esencialmente, a las mujeres en Arabia Saudí se las sigue tratando como a ciudadanos de segunda.

 

Información complementaria:

De un total de 225 recomendaciones, Arabia Saudí ha aceptado en su totalidad 145, ha aceptado parcialmente 36, no ha respondido a 6 y ha rechazado 38. Entre los tratados rechazados por el país en el Consejo de Derechos Humanos se encuentran el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC). Arabia Saudí ha declinado asimismo retirar las reservas a otros tratados como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

 

Represión constante contra los activistas de derechos humanos y contra la libertad de expresión

La mayoría de los miembros fundadores de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos permanecen encarcelados desde principios de 2013 en relación con su trabajo. Las otras tres organizaciones independientes de derechos humanos que se habían visto obligadas a funcionar sin licencia también han sido clausuradas a la fuerza. Sus miembros están siendo juzgados.

Mohammad al Otaibi, fundador de la Unión por los Derechos Humanos, una ONG local clausurada menos de un mes después de su apertura el año pasado, ha sido citado hoy para ser interrogado sobre su activismo y sus declaraciones a los medios de comunicación. Mañana, Fowzan al Harbi, miembro fundador de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos, se someterá a su próxima vista judicial, en la que podría ser condenado a una larga pena de prisión por su activismo pacífico.

Hace dos semanas, el Ministerio del Interior anunció que se iban a tomar medidas contra los activistas que conspiraran con organizaciones internacionales para dañar los intereses nacionales de Arabia Saudí.

Este mes, las autoridades saudíes prohibieron también la exhibición de cientos de libros en la Feria Internacional del Libro de Riad, entre ellos obras del famoso poeta palestino Mahmood Darwish y libros sobre el derecho de las mujeres a conducir vehículos.