Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Irak: Más de mil detenidos en condiciones terribles en centros de lucha contra el terrorismo

© AI

Más de mil detenidos, algunos de tan sólo 15 años, están recluidos sin cargos en condiciones terribles en centros de reclusión improvisados de la gobernación de Anbar, al oeste de Bagdad, ha declarado hoy Amnistía Internacional.

Una delegación encabezada por el secretario general de la organización, Salil Shetty, obtuvo acceso el 30 de abril a un centro gestionado por el organismo de lucha contra el terrorismo de Anbar (Mukafahat al Irhab), en Ameriyat al Falluja, donde permanecen recluidos sin cargos 683 detenidos varones.

Los detenidos están hacinados en varias habitaciones dentro de un complejo de almacenes abandonados que se está empleando como centro de detención e interrogatorio.

 

“Era una visión realmente terrible: cientos de seres humanos amontonados como sardinas en lata y recluidos en condiciones inhumanas y degradantes durante meses.”

Los detenidos habían sido recogidos en las calles o arrestados en sus domicilios cuando las fuerzas iraquíes recuperaron sus poblaciones de origen, como sospechosos de haber colaborado con el grupo armado autodenominado Estado Islámico, a menudo sólo porque se habían quedado en ciudades y pueblos controlados por este grupo.

Ninguno ha sido acusado formalmente, pese a que fueron detenidos hace semanas o meses. Algunos dijeron a Amnistía Internacional que habían perdido el contacto con sus familias cuando huían de los enfrentamientos entre el Estado Islámico y las fuerzas gubernamentales.

Miembros de la fuerza antiterrorista local bajo cuya custodia están los detenidos dijeron a Amnistía Internacional que carecen de personal para investigar sus casos de manera oportuna y de recursos materiales para tratar humanamente a los detenidos.

La terrible situación en la que están estos detenidos no es un caso aislado. Cientos de detenidos más están en condiciones similares en otro centro de reclusión improvisado de la vecina Habbaniya, según la fuerza antiterrorista.

“La falta de recursos no es excusa ni para estas condiciones inhumanas ni para la detención prolongada sin cargos, que es un síntoma de los profundos defectos del sistema de justicia de Irak. Los detenidos por su presunta relación con el Estado Islámico deben ser acusados sin demora de un delito común reconocible y juzgados en unas actuaciones imparciales o ser puestos en libertad”, prosiguió Salil Shetty.

No hay duda de que Irak afronta problemas de seguridad sin precedentes, con ataques mortales contra civiles perpetrados por Estado Islámico a diario. Sin embargo, eso no exime en modo alguno a las autoridades iraquíes de su responsabilidad de proteger los derechos humanos de toda la ciudadanía iraquí.”

Amnistía Internacional ha investigado y documentado a fondo la amplia gama de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad perpetrados por Estado Islámico.

Amnistía Internacional visitó también varios campos que albergan a miles de personas internamente desplazadas en Ameriyat al Falluja, donde las familias contaron su lucha diaria para sobrevivir en condiciones extremas. Muchas personas habían arriesgado la vida para huir de zonas controladas por Estado Islámico para encontrarse ahora atrapadas en campos improvisados donde apenas hay ayuda humanitaria, escasean artículos de primera necesidad, como comida y medicamentos, y las condiciones probablemente empeorarán con el comienzo del calor del verano.

“Irak sufre una crisis de desplazamiento a una escala asombrosa”, concluyó Salil Shetty. “Las autoridades iraquíes y la comunidad internacional deben garantizar con carácter urgente protección y ayuda humanitaria para las personas desplazadas, así como su acceso sin riesgos a zonas seguras.”

Cómo puedo ayudar