Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El Consejo de Seguridad de la ONU debe aumentar la presión

Nueva York.- Amnistía Internacional acoge con satisfacción que el Consejo de Seguridad de la ONU haya expresado su preocupación por la situación en Myanmar, pero le insta a que aumente la presión sobre el gobierno del país si es que se quiere frenar el agravamiento de la crisis de derechos humanos e impedir que se produzca de nuevo derramamiento de sangre.

La secretaria general de la organización, Irene Khan, ha manifestado: "Según informes, se ha matado ya al menos a nueve personas durante la represión. Asimismo se ha golpeado a monjes budistas y se ha detenido a centenares de manifestantes pacíficos. La amenaza a la paz y la seguridad aumenta rápidamente, a medida que se comenten nuevas violaciones de derechos humanos.”

"El envío del asesor especial del secretario general de la ONU al país es un paso en la dirección correcta, pero la gravedad de la situación hace necesario que el Consejo de Seguridad tome también otras medidas. Tiene que enviar una misión urgente, que evalúe la situación sobre el terreno y dialogue directamente con los agentes pertinentes para detener la violencia y garantizar el respeto de los derechos humanos. El Consejo ha visitado a menudo países africanos que eran motivo de preocupación. ¿Por qué no va a hacer lo mismo por el pueblo de Myanmar, cuyos derechos humanos llevan tanto tiempo pisoteándose?"

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades de Myanmar a detener de inmediato la violencia, dejar en libertad a todos los monjes budistas y demás manifestantes pacíficos detenidos y poner fin a la supresión de derechos humanos endémica en el país. Asimismo, les ha pedido que faciliten sin demora el acceso al Sr. Gambari y declaren que recibirán al Consejo de Seguridad de la ONU si expresa su intención de visitar el país.

"El mundo espera una reacción más significativa del Consejo de Seguridad. Ahora es a las autoridades de Myanmar a las que corresponde responder de inmediato a la preocupación suscitada en el mundo entero por la creciente crisis de derechos humanos del país", ha manifestado, para concluir, Irene Khan.