Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional pide una tregua humanitaria inmediata en Gaza

Londres.- Amnistía Internacional ha instado hoy al Consejo de Seguridad a exigir que Israel, Hamás y los grupos armados palestinos respeten una tregua inmediata en Gaza para permitir la llegada hasta la población civil de la ayuda humanitaria que tan desesperadamente se necesita, la evacuación de las personas heridas y un refugio seguro para los civiles que desean huir de la zona de conflicto.

La población civil de Gaza está atrapada en una catástrofe humanitaria que se despliega ante nuestros ojos”, ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa para África y Oriente Medio de Amnistía Internacional.

Está perfectamente claro que las partes de este conflicto no están respetando el derecho internacional humanitario, y que la población civil de Gaza está pagando un precio altísimo.”

Once días después de iniciarse el conflicto, y en medio de una cifra cada vez más elevada de bajas civiles en Gaza, ni Israel ni Hamás han atendido a las peticiones de un alto el fuego”, ha manifestado Malcolm Smart. “Ante la ausencia de dicho alto el fuego, se necesita urgentemente una tregua humanitaria para proteger a la población civil. Los combates deben cesar el tiempo suficiente para que la ayuda humanitaria pueda llegar a quienes la necesitan y para que quienes desean marcharse puedan ser evacuados.

Una pausa inmediata de las hostilidades permitiría al menos prestar asistencia básica a la población civil que la necesita desesperadamente, evacuar y tratar a las personas heridas y enterrar a quienes han muerto”, ha manifestado Malcolm Smart. “También daría a los civiles atrapados en Gaza la oportunidad de abandonar la zona de conflicto sin peligro y buscar refugio con la ayuda de los Estados vecinos, si es necesario; además, permitiría realizar reparaciones de emergencia en la infraestructura esencial y garantizaría que los trabajadores de ayuda humanitaria pueden proporcionar protección y ayuda de forma segura.

Amnistía Internacional ha instado reiteradamente a Israel, Hamás y otros grupos armados palestinos a poner fin a los ataques contra civiles y a otras violaciones del derecho internacional humanitario, y a permitir el acceso a la ayuda humanitaria. La organización ha instado al Consejo de Seguridad de la ONU y a la comunidad internacional a garantizar que se respeta el derecho internacional.

No obstante, la población civil –en especial los 1,5 millones de palestinos atrapados en Gaza– sigue siendo blanco de ataques y sufriendo de forma desproporcionada en este conflicto.

Información complementaria
Más de 500 palestinos han muerto desde el 27 de diciembre: de ellos, más de un centenar eran civiles desarmados, y decenas eran menores de 18 años. Además, más de 2.000 han resultado heridos. Israel sigue lanzando ataques aéreos imprudentes, que han causado la muerte de un gran número de civiles.

El uso de artillería –notoriamente inadecuada para alcanzar con precisión un objetivo, y que nunca debe utilizarse en zonas densamente pobladas– está provocando aún más muertes y heridas de civiles. La entrada de las fuerzas terrestres israelíes en Gaza (iniciada el 3 de enero) ha llevado los combates al centro de las zonas residenciales. La división de Gaza en tres secciones por parte de las fuerzas israelíes está agravando aún más la situación humanitaria.

Hamás y otros grupos armados palestinos han disparado indiscriminadamente centenares de cohetes contra localidades del sur de Israel, lo cual viola el derecho internacional humanitario. Tres civiles israelíes han muerto en estos ataques.

La incursión terrestre israelí en Gaza que se inició el 3 de enero ha llevado los combates aún más al centro de las zonas residenciales, lo que aumenta todavía más el riesgo para la población civil.

Incluso aunque continúen los combates, Israel, en virtud del derecho internacional humanitario, ha contraído la clara obligación de permitir la ayuda humanitaria a la población civil, y debe hacerlo de inmediato. En lugar de eso, ha estado bloqueando activamente los suministros esenciales de medicinas, alimentos, combustible y electricidad, violando sus deberes como potencia ocupante.

Hay una escasez crítica de alimentos, medicinas y la mayoría de los artículos básicos necesarios para mantener la vida en Gaza. Según el Comité Internacional de la Cruz Roja, los hospitales dependen por completo de generadores poco fiables que no pueden repararse a causa de las restricciones impuestas por Israel a la importación de piezas de recambio. Los combates han impedido que los equipos de ambulancia respondan a llamadas de emergencia, lo que ha causado muertes que podrían haberse evitado.

Muchas conducciones de agua se han roto durante los bombardeos, por lo que las familias de algunas zonas de la Franja de Gaza tienen grandes dificultades para conseguir agua potable segura. Los bombardeos han impedido realizar las reparaciones necesarias. Esta falta de suministro de agua potable es un desastre latente.

Para más información, véase también: