Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Es esencial el acceso inmediato para personal de ayuda humanitaria y observadores

Londres.- A medida que aumenta el número de víctimas mortales, es cada vez más extrema la necesidad de alimentos, asistencia médica y otros auxilios urgentes para la población civil de Gaza.

Desde principios de noviembre, el ejército israelí no ha permitido la entrada en Gaza de periodistas ni de personal internacional de ayuda humanitaria y derechos humanos, con la excepción de algunos periodistas que pudieron entrar un par de días a principios de diciembre.

Hacen falta con urgencia personal de ayuda humanitaria, periodistas y observadores de derechos humanos para evaluar las necesidades, informar de las violaciones y difundir la realidad de la situación sobre el terreno”, ha declarado Amnistía Internacional.
 
Amnistía Internacional cree que el riesgo para los civiles se ve incrementado por los ataques de artillería contra Gaza lanzados desde lanchas cañoneras israelíes frente a la costa. En ocasiones anteriores, la falta de precisión de este fuego de artillería sobre zonas densamente pobladas ha hecho que Israel desistiera de su uso tras provocar un elevado número de víctimas civiles.

Mientras los ataques continúan, Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades israelíes, a la administración de facto de Hamas y a todos los demás grupos armados palestinos que pongan fin a todos los ataques ilegítimos. No deben tomar como objetivos a la población civil ni edificios que no se están usando con fines militares, sea mediante ataques aéreos o de artillería o con cohetes de fabricación casera, y deben adoptar todas las precauciones necesarias para proteger a los civiles de los peligros derivados de las operaciones militares.

Amnistía Internacional ha expresado también su enorme preocupación ante la posibilidad de que una incursión terrestre en Gaza por parte de las fuerzas israelíes aumente en gran medida el número de víctimas civiles.

Las fuerzas israelíes deben tener en cuenta que no existen lugares «seguros» en Gaza donde pueda refugiarse la población civil. Conocen la densidad de población del campo de refugiados de Jabalia y saben que la mayoría de las viviendas son estructuras ligeras con endebles tejados de amianto, incapaces de soportar el efecto de los ataques. Es prácticamente seguro que los ataques causarán muertos y heridos entre la población civil —ha afirmado Amnistía Internacional—. El ejército israelí no debe realizar ataques que representen un riesgo desproporcionado para los civiles. Siempre se deben elegir los medios y métodos de ataque que tengan menos probabilidades de causar daños a la población civil.

Instamos a todas las partes a que no ataquen a la población civil y no lleven a cabo ataques indiscriminados y desproporcionados que pongan en peligro la vida de los civiles.

Para más información, véase también: