Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional pide a las autoridades que respeten los derechos de la comunidad LGBT

Amnistía Internacional lamenta la decisión del Comité Ejecutivo del Ayuntamiento de Minsk de negar el permiso para la celebración el 15 de mayo de la marcha del Orgullo Eslavo. Los organizadores de la marcha recibieron el 8 de mayo una carta de las autoridades de Minsk en la cual se les comunicaba la prohibición de la marcha porque el recorrido propuesto violaba el artículo 9 de la ley sobre la celebración de actos públicos. Dicho artículo dispone que los actos públicos no pueden celebrarse a menos de 200 metros de estaciones de metro y cruces de peatones.Amnistía Internacional cree que la aplicación estricta de la ley en este caso supone una restricción desproporcionada e injustificada de la libertad de reunión y expresión de las personas que organizan la marcha y de las que desean tomar parte en ella.  

Amnistía Internacional recuerda a las autoridades de Bielorrusia que el derecho internacional de los derechos humanos dispone claramente que la libertad de reunión y expresión se aplica a todos los grupos, incluida la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero (LGBT). Estos derechos incluyen también ideas y opiniones que pueden escandalizar u ofender a otros miembros de la sociedad.

Además, la Constitución de Bielorrusia protege claramente los derechos de libertad de reunión y expresión. “Las autoridades de Bielorrusia deben mostrar mayor compromiso con sus obligaciones de derechos humanos, lo cual requiere sin duda que autoricen tales eventos”, ha dicho John Dalhuisen, experto de Amnistía Internacional sobre discriminación en Europa. “La negación de las autoridades constituye un flagrante desprecio por la igualdad y el pleno respeto de los derechos humanos en Bielorrusia”.

Amnistía Internacional pide a las autoridades de Bielorrusia que permitan la celebración de estos eventos y garanticen que las personas que participan en ellos y tratan de ejercer pacíficamente sus derechos a la libertad de reunión y expresión son protegidas contra la amenaza de violencia o interrupción por parte de contramanifestantes.

El Orgullo Eslavo se creó en el otoño de 2008 para aglutinar a los miembros de las comunidades LGBT de Bielorrusia y Rusia. La primera marcha del Orgullo Eslavo debía haberse celebrado en Moscú el 16 de mayo de 2009, pero también fue prohibida.  

Fin/