Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El embargo de armas de la Unión Europea a China

Amnistía Internacional informa a la Unión Europa de que no se debe sabotear el trabajo de los activistas de derechos humanos en China

Bruselas.- Amnistía Internacional ha advertido a la Unión Europea (UE) que considere qué mensaje va a transmitir a los activistas de derechos humanos de China, muchos de los cuales continúan encarcelados 15 años después de los sucesos de la plaza de Tiananmen, si levanta el embargo de armas impuesto al país.

 

La organización de derechos humanos hace este llamamiento ante las conversaciones que la Presidencia de la UE va a mantener con el ministro chino de Asuntos Exteriores el próximo lunes en Dublín y con los ministros de Asuntos Exteriores de la UE cuando se reúnan para hablar del posible levantamiento del embargo de armas impuesto por la UE a China en las próximas semanas.

 

La situación de los derechos humanos en China sigue siendo sombría. Hay todavía centenares de miles de personas detenidas por todo el país, privadas de sus derechos fundamentales. Continúan las ejecuciones y la imposición de condenas de muerte en juicios injustos, la tortura y los malos tratos siguen siendo práctica generalizada y sistemática y la libertad de expresión e información se encuentra aún gravemente restringida.

 

En una rueda de prensa celebrada hoy en Bruselas, Amnistía Internacional ha hecho hincapié en que en China hay todavía decenas de personas encarceladas como consecuencia de la brutal represión de las manifestaciones organizadas en junio de 1989 para pedir reformas políticas. La organización ha señalado también que, en lo que respecta a la protección de los derechos humanos, el Código de Conducta de la Unión Europea en materia de exportación de armas no puede ser considerado una alternativa creíble al embargo de armas impuesto a China.

 

(Se pueden consultar dos documentos informativos, sobre los derechos humanos en China desde los sucesos de Tiananmen y sobre el Código de conducta de la Unión Europea en materia de exportación de armas, en www.amnesty-eu.org)

 

«No olvidemos por qué se impuso el embargo de armas a China –ha manifestado Dick Oosting, director de la Oficina de Amnistía Internacional ante la UE–. Fue en respuesta a, en palabras de la propia UE, “las acciones represivas contra quienes reivindican legítimamente sus derechos democráticos”.»

 

«Es posible que la UE considere que el embargo de armas está “desfasado”, pero para los activistas que siguen sufriendo persecución en China, a veces simplemente por plantear preguntas, lo cierto es que no lo está –ha añadido Dick Oosting–. En la China actual, quienes propugnan la democracia continúan sufriendo, por lo que la UE debe pensárselo dos veces para no defraudarlos.»

 

Baste señalar, a modo de recordatorio cómo trata China a los activistas que piden democracia.Hace sólo dos semanas, en vísperas del decimoquinto aniversario de los sucesos de Tiananmen, tres miembros de las “Madres de Tiananmen”, red de más 130 familias de víctimas de la represión de 1989, fueron detenidas arbitrariamente durante varios días.

 

Las autoridades chinas continúan haciendo caso omiso de los llamamientos que se les hacen para que abran una investigación exhaustiva e imparcial sobre los sucesos de 1989. Hoy día, todavía se encarcela a los activistas que piden tal investigación o critican lo que ocurrió, incluso si lo hacen sólo en mensajes de correo electrónico o en sitios web. A uno de estos activistas se le encausó con pruebas de cargo entre la que figuraba el hecho de haber citado un informe de Amnistía Internacional en su sito web.

 

También en la rueda de prensa de hoy, Robert Parker, encargado del trabajo de investigación y acción de Amnistía Internacional sobre el comercio de armas, ha llamado la atención sobre las limitaciones del Código de conducta de la Unión Europea en materia de exportación de armas, que algunos gobiernos de la UE consideran salvaguardia suficiente en caso de que se levante el embargo de armas a China.

 

«Aunque el Código de conducta de la Unión Europea establece criterios de derechos humanos que han de tenerse en cuenta a la hora de conceder licencias de exportación de armas, no tiene fuerza legal, y su imprecisa redacción permite que cada Estado miembro lo interprete a su manera –ha manifestado Robert Parker en la rueda de prensa–.Se está viendo ya que se incumple en algunas partes de la UE y en países que están a punto de entrar a formar parte de ella. El Código está actualmente sometido a revisión. La UE tiene que aprovechar la oportunidad para reforzar las medidas de control establecidas en él y garantizar que las armas y el material de seguridad que suministren sus países miembros no se utilizan para cometer abusos contra los derechos humanos.»