Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional entrega 5.500 rosas para pedir justicia por las Madres de Soacha

Entrega de rosas de AI en la embajada de Colombia en Madrid © Rocío Carneros / AI

Madrid.- Amnistía Internacional (AI) ha realizado hoy en la embajada de Colombia una entrega de las rosas recibidas a través de la ciberacción “Regala una rosa. Regala esperanza” en www.actuaconamnistia.org. En apenas 20 días, la gente ha donado 5.500 rosas y ha escrito más de 20.000 mensajes de apoyo dirigidos a las Madres de Soacha, cuyos hijos fueron ejecutados extrajudicialmente por el ejército colombiano en 2008, y todavía no han podido obtener justicia.

AI ha inundado la embajada de Colombia de rosas coincidiendo con la VI Cumbre Unión Europea – América Latina y Caribe (UE-ALC), que se celebra en Madrid durante hoy y mañana. Con motivo de esta cumbre, la organización ha entregado también un ramo de rosas y una carta a José Luis Rodríguez Zapatero para reclamar a la Presidencia española de la UE que, conforme a sus propias Directrices sobre Defensores de los Derechos Humanos, exprese su preocupación por la persecución que sufren las Madres de Soacha y exija a las autoridades colombianas medidas para garantizar su seguridad.


En 2008, el ejército de Colombia mató a más de una docena de jóvenes y sus cadáveres se presentaron en su mayoría como los de “guerrilleros muertos en combate”. Desde que se descubrieron las fosas comunes en que fueron enterrados algunos de estos jóvenes, sus madres luchan incansablemente para obtener justicia, y en el camino han tenido que hacer frente a amenazas, hostigamiento y vigilancia con el único fin de silenciarlas.

Con las 5.500 rosas entregadas hoy, AI pide al Gobierno de Colombia que:

  • Ordene investigaciones imparciales sobre las amenazas recibidas por las Madres de Soacha y sus familiares, haga públicos los resultados y lleve a los responsables ante la justicia;
  • Emprenda acciones para garantizar la seguridad de todas los familiares de las víctimas;
  • Ordene investigaciones completas e imparciales sobre las denuncias de ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad, y acabe con la impunidad de los verdugos.


Regala una rosa, regala esperanza
“Matar a un miembro de la guerrilla” tenía premio. El soldado que lo hacía podía recibir dinero, días de permiso y una carta de felicitación de sus superiores. En 2008 se descubría que miembros de las Fuerzas de Seguridad habían ejecutado extrajudicialmente a decenas de hombres jóvenes de Soacha, localidad cercana a Bogotá, lo que obligó al Gobierno a reconocer que las Fuerzas de Seguridad eran responsables de estas muertes y a adoptar medidas para abordar el problema. Los homicidios fueron falsamente presentados por el Ejército como “guerrilleros o paramilitares muertos en combate”. Los jóvenes habían sido atraídos con promesas de trabajo al norte de Colombia y posteriormente fueron asesinados.


En 2008, 27 oficiales del ejército fueron expulsados, dimitió el Jefe del ejército y la Fiscalía General inició una investigación sobre alrededor de 2.000 ejecuciones extrajudiciales que podrían haber sido cometidas por miembros de las Fuerzas de Seguridad durante las últimas décadas. A lo largo de 2009 decenas de miembros de las fuerzas de seguridad fueron detenidos en relación con estas muertes. Sin embargo, en enero de 2010, 31 de estos soldados fueron liberados por los tribunales por “vencimiento de términos”, es decir, porque se había pasado el plazo para la celebración de un juicio oral y la ley establece en estos casos la liberación inmediata de los detenidos. Esto mismo podría ocurrir con otros detenidos, quedando los crímenes en la más absoluta impunidad.



Para más información, véase: