Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Alan Johnston debe ser puesto en libertad, y la Autoridad Palestina debe intensificar sus esfuerzos por garantizar el respeto del Estado de derecho

Amnistía Internacional ha vuelto a pedir hoy, 29 de marzo de 2007, la liberación inmediata de Alan Johnston, corresponsal de la BBC a quien un grupo armado desconocido mantiene cautivo en la Franja de Gaza. Asimismo, ha instado a la Autoridad Palestina a redoblar sus esfuerzos por conseguir la liberación del periodista y por poner fin a los secuestros perpetrados por grupos armados palestinos.

La organización ha manifestado que resulta especialmente preocupante que Alan Johnston, a quien palestinos armados capturaron en la Franja de Gaza el 12 de marzo de 2007, continúe secuestrado, y ha añadido que teme por su seguridad. Alan Johnston lleva ya 17 días cautivo, más que ningún otro periodista secuestrado en la Franja de Gaza. Su caso ha suscitado protestas generalizadas. Muchos palestinos han participado en concentraciones organizadas en Gaza para pedir su liberación, y periodistas palestinos de la Franja de Gaza y Cisjordania se pusieron en huelga la semana pasada en solidaridad con él. Sin embargo, los secuestradores no han proporcionado hasta ahora ninguna información sobre el periodista.

Amnistía Internacional ha afirmado que la captura y desaparición de Alan Johnston son una muestra más de una serie de secuestros y otros actos ilegales que se vienen cometiendo, especialmente en la Franja de Gaza, como consecuencia de un largo problema de impunidad y de la falta de medidas del gobierno de la Autoridad Palestina para garantizar el Estado de derecho. En los tres últimos meses han sido víctimas de homicidio más de 80 palestinos, incluidos civiles, en muchos casos en enfrentamientos entre grupos armados palestinos y unidades de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina que se han alineado con el partido Fatah del presidente Mahmoud Abbas o con Hamás, movimiento que formó gobierno tras ganar las elecciones en enero de 2006. También se han perpetrado numerosos secuestros, pero en los casos anteriores los periodistas secuestrados han sido liberados ilesos al cabo, normalmente, de unas horas o unos días. Hasta ahora no se ha llevado a nadie ante la justicia por estos abusos.