Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Urge la presencia de observadores ante la oleada de ataques contra periodistas y activistas

El 5 de marzo, 100 hombres que se identificaron como miembros de la Liga para la Defensa de Crimea obligaron a unas 40 mujeres a poner fin a una protesta pacífica en la capital de Crimea, Simferopol. © Volodymyr PETROV / AFP / Getty Images

Es urgente que se envíe una potente misión internacional a Ucrania, donde aumenta el hostigamiento y la intimidación de periodistas, activistas y manifestantes pacíficos, ha dicho Amnistía Internacional.

La organización ha pedido a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que establezca urgentemente una potente misión de observación en el país.

“Tratar de vigilar la situación de los derechos humanos en Crimea se ha convertido en una tarea casi imposible. Los autoproclamados grupos de autodefensa de Crimea hostigan con total impunidad a los manifestantes pro ucranianos, a los periodistas y a los observadores de derechos humanos”, ha dicho John Dalhuisen, director del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

Ayer, dos representantes de la OSCE se vieron obligados a interrumpir su visita a Crimea debido a problemas de seguridad. Por otro lado, personal no identificado del ejército impidió a miembros de la organización entrar a la península.

El 5 de marzo, el enviado especial de la ONU a Crimea también se vio obligado a acortar su visita. Pocas horas después de llegar a Crimea fue amenazado por una muchedumbre agresiva que entonaba lemas pro rusos y unos hombres armados lo obligaron a regresar a su vehículo y volver al aeropuerto.

La OSCE debe crear rápidamente una potente misión de observación y disfrutar de acceso sin trabas a toda Ucrania, incluida Crimea, que continúa en el filo de la navaja y donde sigue habiendo una gran tensión. Rusia debe acoger positivamente esta iniciativa, no bloquearla”, ha dicho John Dalhuisen.

Los manifestantes pacíficos que tratan de expresar su apoyo a la unidad de Ucrania y su oposición a la presencia militar rusa en la península de Crimea son intimidados por los activistas pro rusos.

La policía suele tener poca o ninguna presencia, o no interviene cuando se ataca a periodistas y manifestantes.

También el 5 de marzo un centenar de hombres agresivos que se identificaron como pertenecientes a la Liga de Autodefensa de Crimea obligaron a unas 40 mujeres a interrumpir una protesta pacífica ante el cuartel general de la Armada de Ucrania en la capital de Crimea, Simferópol. Las mujeres portaban pancartas en las que se pedía paz y se denunciaba la intervención militar de Rusia en Crimea.

Los hombres también atacaron a un periodista de News of the Week – Crimea que trataba de filmar el episodio, empujándolo fuera de la acera y amenazando con golpearlo.

Unos agentes de policía de Crimea que se encontraban a unos 30 metros de distancia presenciaron el incidente sin reaccionar.

En otro episodio que se produjo el 6 de marzo, una periodista de Kerch.fm fue amenazada por unos hombres que llevaban uniformes de cosacos rusos y otros de la Liga de Autodefensa de Crimea cuando visitaba con otro colega el paso fronterizo por ferry que, según habían oído, había sido ocupado por las fuerzas rusas. Los hombres le dijeron: “Apaga la cámara o te matamos”.

Amnistía Internacional pide a las autoridades de facto de Crimea, a las fuerzas rusas y a las nuevas autoridades de Ucrania que garanticen que todos los que tienen intereses en juego en el futuro de Ucrania y sus regiones puedan expresar pacíficamente su punto de vista.