Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Sentencia histórica que ordena al Gobierno de Nigeria a sancionar a las compañías petroleras

Contaminación causada por la petrolera en el delta del Níger. © AI
Activistas de Amnistía Internacional se manifiestan para pedir responsabilidades a Shell por la contaminación en el delta del Níger. © AI

“Se trata de un precedente crucial que reivindica el derecho humano a un medio ambiente saludable y afirma el derecho humano del pueblo de Nigeria a vivir sin contaminación. También deja claro que el gobierno debe exigir responsabilidades a las compañías petroleras”, ha declarado Michael Bochenek, director de Derecho y Política de Amnistía Internacional.“La sentencia deja claro que el gobierno de Nigeria no ha impedido que las compañías petroleras contaminen. Es un gran avance para exigir responsabilidades, tanto al gobierno como a las compañías petroleras, por años de devastación y degradación medioambiental”.


La sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO) ha sido saludada como un hito en el proceso de “exigir responsabilidades a Gobiernos y empresas por la contaminación”.

En el caso SERAP v. Nigeria, el tribunal declara por unanimidad responsable al Gobierno de Nigeria de los abusos cometidos por las compañías petroleras y deja claro que el Gobierno debe exigirresponsabilidades a dichas empresas y a otros autores de abusos.

El tribunal establece también que Nigeria violó los artículos 21 (sobre el derecho a las riquezas y recursos naturales) y 24 (sobre el derecho a un medio ambiente general satisfactorio) de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos al no proteger al delta del Níger y a sus habitantes de las actividades de las compañías petroleras que durante muchos años han devastado la región.

Según el tribunal, el derecho a la alimentación y a la vida social de los habitantes del delta del Níger fue violado al destruir su medio ambiente, y con ello sus posibilidades de ganarse la vida y disfrutar de una calidad de vida sana y un nivel de vida adecuado. El tribunal afirma también que tanto el Gobierno como las compañías petroleras violan los derechos humanos y culturales de los habitantes de la región.

En la sentencia, el tribunal señala que el hecho de que el Gobierno no haya promulgado leyes efectivas y creado instituciones eficaces para regular las actividades de las empresas y que no haya exigido responsabilidades a los autores de la contaminación constituye una violación de las obligaciones y los compromisos internacionales de Nigeria en materia de derechos humanos.

El tribunal afirma que el Gobierno debe actuar con rapidez para aplicar plenamente la sentencia y restaurar la dignidad y la humanidad de los habitantes de la región.

Más información