Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Ante la visita a España del vice primer ministro Alexander Zhukov

Preocupación ante la situación de los derechos humanos y el apoyo del gobierno ruso a Siria

El vice primer ministro ruso Alexander Zhukov. Fuente: www.kremlin.ru bajo licencia CC BY 3.0

La Sección Española de Amnistía Internacional se ha puesto en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores español para expresarle su preocupación por la situación de los derechos humanos en Rusia. La organización pide al gobierno español que se interese por varios casos de violaciones de derechos humanos, especialmente relacionadas con la libertad de expresión y, sobre todo, que le pida a la Federación Rusa que cambie su postura en el Consejo de Seguridad con respecto a Siria.

Amnistía Internacional hace estas apreciaciones unos días antes de la visita a nuestro país del vice primer ministro de la Federación Rusa, Alexander Zhukov, el próximo 5 de diciembre.

La organización de derechos humanos se muestra especialmente preocupada por los atentados contra la libertad de expresión. “Defensores de los derechos humanos o activistas sociales son amenazados e incluso asesinados a causa del trabajo que realizan. Estos ataques no son investigados de manera imparcial ni completa y los responsables no son llevados ante la justicia”.

Por otra parte, Amnistía Internacional se muestra muy crítica con el apoyo de la Federación Rusa al régimen sirio de Bachar al Asad y le reclama un cambio de postura en el Consejo de Seguridad que permita la imposición de sanciones contra el actual gobierno de Siria.

Hasta el momento, según la organización, “la posición del Gobierno ruso en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha bloqueado una actuación internacional eficaz sobre Siria”.

Amnistía Internacional recuerda que el pasado 5 de octubre, tanto Rusia como China utilizaron su derecho a veto para bloquear la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad que condenaba la represión de los manifestantes en Siria y dejaba abierta la posibilidad de sanciones.

Una represión que, según datos de Amnistía Internacional, ha causado la muerte de más de 3.250 personas desde mediados de marzo, incluyendo más de 200 niños y niñas. Más de 160 personas, según informes, han muerto bajo custodia en extrañas circunstancias.

La organización recordó en un reciente informe que la Federación Rusa es el principal proveedor de armas de Siria. Alrededor de un 10 por ciento de las exportaciones rusas de armamento se destinan a Siria.

Como Rusia no publica un informe anual sobre sus exportaciones de armas, no es posible cuantificar sus transferencias de armamento a la región. Sin embargo, expertos en la cuestión del comercio de armas estiman que, de imponerse un embargo de armas a Siria, Rusia podría dejar de ingresar 4.000 millones de dólares debido a la imposibilidad de llevar a cabo importaciones ya acordadas.

Con respecto a la situación de los derechos humanos en Rusia, aunque Amnistía Internacional reconoce avances como la creación del Consejo Presidencial para la Promoción de la Sociedad Civil y los Derechos Humanos y un mayor compromiso para abordar el problema del aumento de grupos racistas a menudo violentos, Amnistía Internacional estima que queda mucho camino por recorrer en el tema del respeto a la libertad de expresión.

En su carta, la organización asegura que “el control y la influencia que ejerce el Estado sobre los principales medios de comunicación han mermado la diversidad de información y de opiniones críticas que llegan a la mayoría de la población rusa”.

Además, Amnistía Internacional critica que se prohíben y se dispersan violentamente las protestas, incluso las de grupos reducidos; que altos cargos y organizaciones juveniles afines al gobierno calumnian a las ONG de derechos humanos calificándolas de agentes extranjeros que actúan contra los intereses del Estado y que activistas, defensores y defensoras de derechos humanos y periodistas críticos o de investigación están expuestos a riesgos muy reales de ser amenazados, intimidados, agredidos e incluso asesinados.

Por todo ello, Amnistía Internacional insta al Gobierno español a que en el curso de sus reuniones con el vice primer ministro ruso reclamen que las autoridades rusas:

  • -investiguen de forma plena, pronta e independiente las agresiones contra defensores y defensoras de derechos humanos y periodistas y que se lleven a los responsables ante la justicia;
  • -se abstengan de calumniar públicamente a los defensores de derechos humanos;
  • -demuestren un compromiso con la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales solicitando una mayor participación de las organizaciones independientes de la sociedad civil en la elaboración de las políticas gubernamentales.
  • -desbloqueen en el Consejo de Seguridad la posibilidad de aprobación de una resolución que remita la situación de Siria a la Corte Penal Internacional,  imponga un embargo de armas al país y congele los activos del presidente Bachar al Assad y sus principales colaboradores.