Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Nuevo estallido de violencia por enfrentamientos con grupos armados

El presidente saliente, Laurent Gbagbo, se niega a dejar su puesto, lo que ha llevado al país a un callejón sin salida. Autor busy-pochi bajo licencia cc by-nc-sa

Londres.- Amnistía Internacional ha advertido de un nuevo estallido de violencia en Costa de Marfil tras las controvertidas elecciones presidenciales, después de que se produjeran hoy en la ciudad de Abiyán algunos de los peores enfrentamientos armados habidos hasta ahora.

La organización ha sabido que al menos cinco miembros de las fuerzas de seguridad han muerto esta madrugada en combates contra civiles armados en el barrio de Abobo (Abiyán), bastión de la Agrupación de Republicanos (RDR), el partido del candidato presidencial Alassane Ouattara.

“El choque armado de esta mañana ha sido el más grave producido en Abiyán desde las elecciones presidenciales de noviembre de 2010 y podría arrastrar a Costa de Marfil a una confrontación armada”, ha declarado Salvatore Saguès, investigador de África Occidental de Amnistía Internacional.

Un testigo presencial, cuyo nombre no se revela por razones de seguridad, declaró a Amnistía Internacional: “Hacia medianoche oí un fuerte tiroteo. Nadie de mi edificio salió. Esta mañana he visto cerca de la estación central de autobús de Abobo tres vehículos militares quemados y el cadáver de un miembro de las fuerzas de seguridad.”

Los choques se produjeron tras la muerte violenta de al menos cuatro personas en Abobo ayer por la mañana, en enfrentamientos de los residentes con las fuerzas de seguridad, que intentaban hacer registros casa por casa. Al parecer, también murieron al menos dos policías.

Las muertes de ayer se produjeron después de que unos residentes jóvenes levantaron barricadas, arrojaron piedras y efectuaron disparos en sus enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

La Brigada Antidisturbios mató a dos personas cuando las fuerzas de seguridad registraban viviendas. Según parece, las otras dos —dos hermanos— murieron en la calle.  

“Aunque tienen derecho a defenderse si su vida está en peligro, las fuerzas de seguridad no pueden cometer homicidios ilegítimos de personas desarmadas que están en sus casas o en la calle”, afirmó Salvatore Saguès.

Un testigo declaró a Amnistía Internacional: “Vi que las fuerzas de seguridad se dirigían a casa de Lamine Ouattara, un hombre que ya está jubilado. Cuando llamaron a su puerta, Lamine se negó a abrir. Los hombres de uniforme escalaron la valla, le sacaron de la casa y le mataron a tiros delante de ella.”

Un joven de unos 20 años recibió un disparo por la espalda cuando salía corriendo de su casa. Coulibaly Kassoum iba a pedir ayuda a un edificio donde las fuerzas de seguridad le mataron.

“Las fuerzas de seguridad estaban pegando a una mujer que lloraba —dijo un testigo a Amnistía Internacional—. Uno de ellos apoyó la pierna en la cabeza de la mujer y la apuntó con su pistola. Cuando vieron a Coulibaly Kassoum sangrando y pidiendo ayuda, le dispararon a quemarropa en la garganta y le mataron.”

Varios testigos dijeron a Amnistía Internacional que durante el registro de sus domicilios, las fuerzas de seguridad saquearon y robaron dinero y objetos, incluidos teléfonos móviles.

Alassane Ouattara es el vencedor reconocido internacionalmente de las elecciones presidenciales de noviembre de 2010, pero el presidente saliente, Laurent Gbagbo, se niega a dejar su puesto, lo que ha llevado al país a un callejón sin salida.