Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Miles de activistas digitales se implican en un proyecto de recopilación de datos para rastrear los vertidos en Nigeria

Vertidos de Shell en Kegbara Dere. © AI

El último proyecto de una revolucionaria plataforma de colaboración colectiva involucrará a miles de voluntarios y voluntarias digitales para ayudar a Amnistía Internacional a garantizar que se hace justicia con las comunidades devastadas por los vertidos de petróleo en el delta del Níger.

Simpatizantes de Amnistía Internacional en todo el mundo pueden tomar parte en el proyecto Decode Oil Spills (“Descodificación de vertidos de petróleo”), cuyo objetivo es hacer que compañías petroleras como Shell y ENI rindan cuentas por los daños medioambientales que han causado en la región. Analizando los datos sobre vertidos de petróleo, las y los decodificadores ayudarán a poner en evidencia las afirmaciones falsas de las compañías petroleras y a empoderar a las comunidades locales para que exijan una limpieza y una compensación adecuadas.

“El delta del Níger es una de las zonas más contaminadas del planeta. Durante demasiado tiempo, poderosas empresas petroleras han conseguido eludir que se haga justicia por la absoluta devastación que han causado en las tierras y las aguas del delta y en los medios de vida de cientos de miles de personas de la región. Shell se ha basado en afirmaciones manifiestamente falsas para evitar rendir cuentas, pero con ayuda de activistas digitales de todo el mundo estamos decididos a desvelar la verdad”, ha dicho Milena Marin, responsable principal de campañas de innovación de Amnistía Internacional.

“El proyecto Decode Oil Spills supone que cualquiera que tenga un teléfono móvil o un ordenador portátil puede contribuir a una investigación vital sobre abusos contra los derechos humanos, y es el inicio de un nuevo capítulo en la manera en que la gente puede hacer que las empresas rindan cuentas.”

En el delta del Níger hay cientos de vertidos de petróleo cada año, que rara vez se limpian adecuadamente. Décadas de contaminación vinculada a la industria del petróleo han destruido los medios de vida de la gente, han socavado sus derechos a tener agua no contaminada y alimentos, y han puesto su salud en grave peligro.

Las operaciones de Shell en el delta del Níger desde 2007 han causado más de 1.700 vertidos de petróleo. La operaciones en la región de la compañía petrolera italiana ENI han sido de menor envergadura que las de Shell, pero su número de vertidos ha sido mayor (más de 3.000 desde 2007).

Hay una ingente cantidad de datos disponibles públicamente sobre los vertidos de petróleo nigerianos, que se remonta a 2011, demasiados para ser analizados en solitario por el personal de investigación de Amnistía. Gran parte de esta información sólo está disponible en documentos manuscritos digitalizados que hace imposible una extracción a gran escala. Además, hasta ahora la experiencia ha demostrado que Shell ha mentido sobre los vertidos, afirmando, por ejemplo, que los causaban ladrones de petróleo o saboteadores de oleoductos cuando en realidad se debían al mal estado de las tuberías, para así pagar menos indemnizaciones o evitar limpiar la contaminación.

Ahí es donde entran en juego los descodificadores. Amnistía Internacional invita a voluntarios y voluntarias digitales a ayudar a determinar la causa y la ubicación de los vertidos de petróleo a analizando fotos y documentos mediante sus ordenadores inteligentes, tabletas u ordenadores portátiles para que la organización pueda contribuir a que las empresas responsables rindan cuentas. El tiempo medio que los decodificadores tendrán que dedicar será de menos de un minuto por tarea.

Con la plataforma de descodificadores, Amnistía ha comenzado a crear una comunidad formada por decenas de miles de activistas digitales que pueden trabajar con grandes volúmenes de información “desordenada” y transformarla en pruebas estructuradas de violaciones de los derechos humanos.

Desde el lanzamiento de la plataforma de descodificadores en junio de 2016, la organización ha logrado llevar a término tres proyectos que han movilizado a 45.000 voluntarios digitales de 150 países en apoyo de su investigación.

Información complementaria

La herramienta utilizada en la plataforma del proyecto Decode Oil Spills incluye un mecanismo de verificación incorporado, es decir, cada imagen será facilitada a diversos descodificadores y se considerará verificada cuando todos coincidan con respecto a lo que han visto. Además, los investigadores e investigadoras de Amnistía Internacional realizarán comprobaciones aleatorias de los datos para garantizar su calidad y veracidad.

 El 28 de junio se iniciaron actuacions judiciales contra Shell en Países Bajos. Se acusa a la empresa de complicidad en el arresto, detención y ejecución en la horca de nueve hombres por el gobierno militar de Nigeria en la década de 1990.

Cómo puedes ayudar