Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Amnistía Internacional presenta sus recomendaciones a la Presidencia española de la UE

Más coherencia con los derechos humanos dentro y fuera de la UE

La organización propone a la Presidencia española trabajar por 10 casos de personas en riesgo que necesitan protección dentro y fuera de Europa

Bruselas/Madrid. Amnistía Internacional ha presentado hoy sus recomendaciones en materia de derechos humanos a la Presidencia española de la Unión Europea (UE). Estas recomendaciones van desde la petición de que se pongan todos los esfuerzos para avanzar en medidas contra la discriminación en Europa en todas sus formas como impulsar la adopción de la Directiva Anti-Discriminación, el reconocimiento de los derechos de todas las personas en el Plan de Acción del Programa de Estocolmo y no sólo de los ciudadanos europeos, con especial atención a los inmigrantes y solicitantes de asilo, la lucha contra la tortura, la puesta en marcha de investigaciones sobre hechos como las detenciones secretas y entregas extraordinarias en la “guerra contra el terror”; hasta que lidere el actuaciones por 10 casos de personas en riesgo que en estos momentos ven cómo sus derechos humanos son violados.

La organización pide a España que emplee los próximos seis meses para mejorar la coherencia de la UE en materia de derechos humanos, tanto dentro como fuera de la Unión, sin caer en contradicción entre sus supuestos principios y sus intereses económicos y de seguridad.

“España presidirá la UE en un momento de profundo cambio institucional. La Presidencia española debe aprovechar esta circunstancia para garantizar la importancia de los derechos humanos en el próximo servicio europeo de acción exterior y dentro de la nueva Comisión”, ha declarado Nicolas Beger, Director de la Oficina de Amnistía Internacional ante la Unión Europea.

Amnistía Internacional también ha presentado diez casos de personas de dentro y de fuera de la Unión, en situación de riesgo que necesitan protección. Con estos casos, que pueden seguirse a través de www.actuaconamnistia.org, Amnistía Internacional quiere poner rostro a las principales preocupaciones de la organización de cara a esta presidencia: discriminación por motivos étnicos, pena de muerte, defensores de derechos humanos, presos de conciencia, malos tratos a manos de agentes policiales, violencia contra las mujeres y violaciones en el marco de la “guerra contra el terror”.

“Los derechos humanos tratan, en última instancia, de personas. Sin embargo, con mucha frecuencia la UE parece distante y alejada de la vida de éstas. Creemos que al emprender la acción sobre esos casos concretos, la Presidencia española tendrá la oportunidad de demostrar que la UE puede tener un impacto positivo en personas reales”, dijo Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

Amnistía Internacional hará un pormenorizado seguimiento de los esfuerzos que realice la Presidencia española para garantizar que se restauran y respetan los derechos de dichas personas. Del mismo modo que la organización evaluará otras áreas de acción de esta Presidencia a través de una serie de indicadores concretos.

“Lo que pedimos son medidas realistas que se puedan aplicar en seis meses, sólo se necesita voluntad política. Es posible impulsar la aprobación de la Directiva Anti-Discriminación en Europa, es posible condenar los ataques contra los romaníes en distintos países europeos y presentar una serie de medidas para afrontarlos, y es posible, establecer garantías para que no se criminalice a los inmigrantes o solicitantes de asilo, para que no se devuelva a estas personas a países en las que pueden sufrir torturas o malos tratos, y para que en los acuerdos con terceros países en materia de inmigración los derechos humanos sean respetados”, añadió Nicolas Beger.

“España es probablemente el último país que ocupa la Presidencia de la UE del modo en que lo hemos conocido y debería aprovechar los próximos seis meses; cuenta con más cumbres que ninguna otra presidencia y, por lo tanto, dispone de muchas más oportunidades para promocionar y proteger los derechos humanos, tomándolos en consideración en sus decisiones de política exterior relativas a desarrollo, seguridad, control migratorio y lucha contra la trata con, sobre todo, países de América Latina y Caribe, África, China, Estados Unidos y Rusia. España tiene tanto la oportunidad como la responsabilidad de dejar una huella beneficiosa para los derechos humanos”, concluyó Esteban Beltrán.

 

Peticiones a la Presidencia española

Amnistía Internacional ha pedido a España que durante estos seis meses:

  • Inaugure esta nueva etapa de la UE dejando un importante legado: liderar políticamente el trabajo por casos de personas en riesgo, como AI le propone con estos 10 casos de violaciones de derechos humanos dentro y fuera de la UE, mediante el uso de mecanismos como las directrices contra la pena de muerte o sobre los defensores de derechos humanos, iniciativas a través de embajadas y delegaciones en terceros países, e incluyéndolos como parte de la agenda a abordar en los encuentros con países como China, Japón, Rusia, Unión Africana, América Latina, Israel.
  • Impulse los trabajos para la aprobación de la Directiva Anti-Discriminación en Europa, garantizando que ésta recoge un nivel adecuado de protección contra la discriminación por motivos de religión, identidad étnica, opinión política, edad, discapacidad u orientación sexual o de género, acorde a los estándares internacionales y en la línea con la Directiva de 2000 sobre igualdad racial, con especial atención a la Comunidad Romaní.
  • Garantice, a través de medidas concretas, el respeto y protección efectiva de los derechos humanos de las personas inmigrantes y solicitantes de asilo tanto en la revisión del Pacto Común de Inmigración y Asilo, como en el Plan de Acción del Programa de Estocolmo.
  • Sitúe los derechos humanos en el centro de la agenda de las cumbres y reuniones previstas con países como China, Estados Unidos, Rusia, Méjico, Marruecos, Israel, América Latina o con organizaciones como la Unión Africana, abordando, entre otros, los casos de personas en riesgo relativos al país en cuestión.

 

Ausencias en la agenda de la Presidencia española

Tras diferentes encuentros con representantes del Gobierno español de cara a la Presidencia española, Amnistía Internacional valora de forma positiva la sintonía existente entre la agenda de prioridades de la Presidencia y las preocupaciones de la organización en algunos temas como pena de muerte, violencia hacia las mujeres, o el impulso de la Directiva Anti-Discriminación.

Sin embargo, Amnistía Internacional lamenta las reticencias mostradas para abordar otros temas fundamentales para el respeto de los derechos humanos. Pedimos, por tanto, a la Presidencia Española que sume a los temas de derechos humanos mencionados, otros fundamentales para mostrar un compromiso firme y verdadero con éstos:

  • Impulsar, siguiendo las Resoluciones del Parlamento Europeo de 2007 y 2009, la investigación y, en su caso, promover la rendición de cuentas sobre hechos ocurridos en el marco de la Guerra contra el Terror como las detenciones secretas, las entregas extraordinarias o los interrogatorios bajo tortura. Y, aprovechar la visita del presidente, Barak Obama, durante la cumbre de la UE con Estados Unidos, para abordar las violaciones cometidas por ambas partes en la “guerra contra el terror”.
  • Promover la ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura entre los Estados miembros, ya que lamentablemente sólo 13 de los 27 lo han ratificado, así como el uso de las Directrices contra la Tortura de forma sistemática en sus relaciones exteriores y no como un complemento opcional.
  • Comprometerse con los casos, presentados por Amnistía Internacional, en los que las violaciones de los derechos humanos se cometen dentro de la propia UE.

 

Difícilmente, las peticiones de la UE sobre derechos humanos serán tomadas en serio por terceros países no comunitarios, si la propia UE no aborda con transparencia y firmeza sus problemas internos de derechos humanos.

Cómo puedes ayudar