Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las sanciones impuestas por la Unión Europea deben impulsar una acción más contundente de la ONU

La UE ha impuesto al presidente Al Asad la congelación de sus activos y la prohibición de viajar. © AP GraphicsBank

 

Londres.- Las nuevas sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) al presidente de Siria, Bachar el Asad, deben mover a la ONU y a la Liga de los Estados Árabes a tomar medidas más contundentes contra Siria por su violenta represión de las manifestaciones, ha afirmado hoy Amnistía Internacional.   

La UE ha impuesto hoy nuevas sanciones a Siria, como la congelación de activos personales y la prohibición de viajar que afectan al presidente Asad y otros destacados miembros del gobierno.   

Consideramos positivas las medidas que acaban de adoptar la Unión Europea y Estados Unidos contra el presidente Asad y quienes lo rodean, pero el peligro es que ya sea demasiado tarde –ha manifestado Malcolm Smart, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África–. Ahora el Consejo de Seguridad de la ONU debe adoptar una postura más firme sobre Siria y seguir el precedente que sentó cuando el gobierno del coronel Gadafi empezó a atacar a la población libia.

Es precisamente lo que el gobierno sirio lleva semanas haciendo, y ya es hora de que el Consejo de Seguridad remita igualmente el caso de Siria al fiscal de la Corte Penal Internacional.

Que el Consejo de Seguridad no esté adoptando las mismas medidas transmite un mensaje completamente equivocado al gobierno de Damasco. Hay que decir a los dirigentes sirios, y decírselo con firmeza, que no van a escapar a la rendición de cuentas ni a la acción de la justicia por los delitos que se están cometiendo actualmente bajo su autoridad en Siria.

Amnistía Internacional tiene los nombres de más de 720 personas que han muerto a manos de las fuerzas de seguridad sirias en estos dos últimos meses de disturbios y manifestaciones a raíz de las protestas desatadas en toda la región. En esa lista se encuentran las 60 personas que fueron víctimas de homicidio el viernes, 20 de mayo, y el sábado, 21 de mayo.

Al parecer, varios miles más están detenidas en régimen de incomunicación y, dado que el gobierno aplica la tortura de manera sistemática desde hace muchos años, corren peligro de ser torturadas.   

La Liga Árabe también debe intervenir y adoptar una postura firme sobre Siria –ha afirmado Malcolm Smart–.  Tanto la ONU como la Liga Árabe deben tomar medidas para imponer un embargo general de armas a Siria, así como la congelación global de activos del presidente Asad y quienes lo rodean.