Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las mujeres iraquíes necesitan protección y un papel activo en la reconstrucción

Londres / Madrid.- Las mujeres iraquíes deben tener un papel activo en la creación del futuro de su país, ha manifestado Amnistía Internacional en un nuevo informe. Las autoridades iraquíes tienen que tomar medidas efectivas para proteger a las mujeres y modificar la legislación discriminatoria que fomenta la violencia contra ellas. 

 

Las mujeres y las niñas de Irak viven con miedo a la violencia. La actual falta de seguridad ha obligado a muchas de ellas a apartarse de la vida pública y constituye un gran obstáculo para el fomento de sus derechos. Desde la guerra de 2003, los grupos armados han atacado y matado a varias mujeres que eran líderes políticos, así como a activistas de los derechos de las mujeres. En el informe Irak: Decenios de sufrimiento. Es hora de que las mujeres reciban un trato mejor, se documenta cómo se ha atacado directamente a las mujeres y las niñas en Irak por el hecho de ser mujeres y cómo ellas han sufrido de manera desproporcionada a lo largo de décadas de represión gubernamental y conflictos armados.

 

"Las autoridades iraquíes deben aplicar medidas concretas para proteger a las mujeres –ha manifestado Esteban Beltrán, director de la sección española durante la presentación del informe hoy en Madrid–. Deben dejar claro que no se va a tolerar la violencia contra las mujeres, investigando todas las denuncias de abusos contra mujeres y poniendo a los responsables a disposición judicial cualquiera que sea su afiliación."

 

Las mujeres iraquíes se han visto especialmente perjudicadas por tres guerras y más de un decenio de sanciones. Durante el gobierno de Sadam Husein, fueron sometidas a abusos relacionados específicamente con el género, entre ellos violaciones y otras formas de violencia sexual, o perseguidas, si no, por ser activistas políticas, familiares de activistas políticos o miembros de determinados grupos étnicos o religiosos.

 

El informe de Amnistía Internacional demuestra que la discriminación por motivos de género que se ejerce en la legislación iraquí contribuye a perpetuar la violencia contra las mujeres. Muchas mujeres viven en situaciones en las que corren el riesgo de morir o de sufrir lesiones a manos de sus parientes varones si son acusadas de conductas que ellos consideren deshonrosas para la familia.

 

"Las autoridades iraquíes deben revisar la legislación que discrimine a las mujeres para adaptarla a las normas internacionales de derechos humanos –ha señalado Esteban Beltrán–. En especial, deben garantizar que la nueva Constitución y toda la legislación iraquí contienen prohibiciones aplicables a todas las formas de discriminación y de violencia por motivos de género contra las mujeres.”

 

Varias mujeres iraquíes han sido tomadas como rehenes por grupos armados, en algunos casos en relación con reivindicaciones políticas. También se ha utilizado como rehenes a mujeres de origen extranjero, a menudo con objeto de obligar a tropas de otros países a retirarse de Irak. Las han golpeado y amenazado con ejecutarlas, y, según informes, al menos a una, Margaret Hassan, la han matado. La periodista italiana Guiliana Sgrena fue secuestrada por un grupo armado a principios de este mes. El pasado 16 de febrero se difundió un vídeo en el que aparecía pidiendo, angustiada, la retirada de las tropas italianas de Irak. Amnistía Internacional ha pedido reiteradamente a los grupos armados que pongan fin de inmediato a los actos de violencia contra las mujeres, incluidos el hostigamiento, las amenazas de muerte, las agresiones, los secuestros y los homicidios.

 

Amnistía Internacional insta igualmente a las fuerzas multinacionales dirigidas por Estados Unidos a que mejoren las salvaguardias para la protección de las mujeres bajo custodia e investiguen con prontitud las denuncias de violencia contra mujeres, incluidas las de agresiones sexuales perpetradas por sus miembros o por otros agentes.

 

Las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres de Irak han pedido reiteradamente que se adopten medidas para poner fin a la violencia y acabar con la discriminación contra las mujeres. En los últimos años se han formado numerosas organizaciones no gubernamentales y otras agencias que trabajan por los derechos de las mujeres, entre ellas grupos centrados en la protección de las mujeres contra la violencia. Las personas que trabajan por los derechos de las mujeres son con frecuencia amenazadas y agredidas por las familias de las mujeres a las que prestan apoyo.

 

En el informe de Amnistía Internacional se insta a asignar a las mujeres un papel central en el proceso político de toma de decisiones de Irak, en particular a la hora de tratar cuestiones que las afecten directamente. Se pide que las mujeres estén representadas en todos los niveles para proteger sus intereses. Las mujeres del próximo gobierno y de la Asamblea Nacional surgida de las elecciones deben estar al frente de los esfuerzos que se hagan por garantizar que la legislación iraquí y sus futuras reformas son totalmente compatibles con las normas internacionales.