Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las autoridades de Moscú prohíben el acto del orgullo gay

Varios activistas de derechos de los homosexuales fueron detenidos por la policía en Moscú en 2007 durante una manifestación. © APGraphicsBank

Londres.- Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades de Moscú que anulen su prohibición del acto de orgullo gay previsto en la ciudad el 28 de mayo.

El vicealcalde de Moscú comunicó al organizador del acto, Nikolai Alekseyev, y confirmó a Amnistía Internacional, que su solicitud de celebrar el acto había sido rechazada debido al gran número de objeciones que había recibido de la opinión pública.   

Las autoridades municipales de Moscú deben anular su decisión de prohibir el acto de orgullo gay de Moscú. Los pretendidos motivos de preocupación basados en la moral pública no pueden utilizarse nunca para justificar las limitaciones a la libertad de expresión de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero”, ha declarado Nicola Duckworth, director del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

La respuesta correcta a estas objeciones es no ceder ante sus exigencias, sino garantizar que quienes tratan de ejercer legalmente sus derechos puedan hacerlo sin riesgos y con dignidad.

Los activistas gays de Moscú llevan seis años sin recibir autorización para celebrar un acto de orgullo gay. Los actos que se han celebrado fueron dispersados con violencia por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

En octubre de 2010, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos resolvió que Rusia había violado el derecho a la libertad de reunión de los activistas que habían intentado celebrar actos de orgullo gay en Moscú en los últimos años.  

El Tribunal declaró que al “basar la prohibición en llamamientos manifiestamente ilegítimos, las autoridades respaldaron efectivamente las intenciones de personas y organizaciones que clara y deliberadamente intentaban alterar una manifestación pacífica, lo que vulnera la ley y el orden público.

Los activistas gays de San Petersburgo han tenido recientemente más éxito a la hora de ejercer su derecho a la libertad de expresión.

En octubre del año pasado, un tribunal de San Petersburgo resolvió, por primera vez, que la prohibición del acto de orgullo gay de la ciudad era ilegal.

Ayer se celebró pacíficamente en la ciudad una reunión autorizada a la que asistieron más de 100 activistas de los derechos LGBT.

Sin embargo, en el último año, activistas de toda Rusia han sido agredidos por defender públicamente los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y personas transgénero.

Las autoridades rusas deben garantizar que, en Rusia, lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero pueden expresar sus identidades y organizar actos públicos sin impedimentos ni amenazas de violencia”, afirmó Nicola Duckworth.   

En los últimos años ha habido algunos indicios de una mayor tolerancia hacia lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en Rusia, pero estas personas aún sufren una discriminación generalizada. Moscú debería encabezar la lucha por los derechos LGBT y no frenar su avance.