Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las autoridades británicas deben aceptar el regreso de sus residentes recluidos en la bahía de Guantánamo

Las autoridades británicas deben aceptar el regreso de sus residentes recluidos en la bahía de Guantánamo


En respuesta a la información publicada hoy, 3 de octubre, en el diario The Guardian, según la cual Estados Unidos ha ofrecido devolver a Reino Unido a casi todos los residentes británicos recluidos en la bahía de Guantánamo, Amnistía Internacional pide al gobierno de Reino Unido que cumpla con sus obligaciones, en virtud del derecho tanto nacional como internacional, y garantice el regreso inmediato de todos esos hombres al país. Hasta el momento, las autoridades británicas han accedido a la petición de sus homólogos estadounidenses para tratar de liberar y devolver a Reino Unido únicamente a Bisher Al-Rawi.

 

“El gobierno británico tiene una obligación para con estos hombres, ya que algunos de ellos llevan mucho tiempo como residentes en Reino Unido y tienen familiares con ciudadanía británica. Otros tienen la condición de refugiados en Reino Unido”, ha manifestado Nicola Duckworth, directora del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

 

“Además, las autoridades británicas deben garantizar que se lleva a cabo una investigación exhaustiva, independiente e imparcial sobre la participación de Reino Unido en los casos de Bisher Al-Rawi, residente británico, y Jamil El-Banna, que tiene condición de refugiado en Reino Unido.”

 

Se ha denunciado que Reino Unido estuvo implicado en la detención de estos dos hombres en Gambia y en su posterior entrega a la custodia estadounidense. La investigación debe determinar si los servicios de seguridad británicos fueron cómplices en esta detención y en las violaciones de derechos humanos derivadas de ella.

 

“Las autoridades británicas deben garantizar también que, a su regreso a Reino Unido, todos los residentes británicos disfrutan, como mínimo, de la misma condición que tenían antes de su detención ilegal en la bahía de Guantánamo, y no son enviados posteriormente a algún lugar donde puedan correr peligro de tortura o malos tratos”, ha manifestado Nicola Duckworth.

 

“Si existe una sospecha razonable de que alguno de los residentes británicos recluidos actualmente en la bahía de Guantánamo ha cometido un delito común reconocible, el hombre en cuestión debe ser acusado de inmediato y juzgado en un proceso justo.”