Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

La protección de los derechos humanos debe acompañar las tareas de ayuda en Haití

Una mujer y una niña, supervivientes del terremoto, en una calle de Puerto Príncipe. Amnistía Internacional ha alertado sobre la necesidad de proteger a los grupos vulnerables de la violencia sexual en la situación que vive Haití tras la catástrofe. ©AP Photo/Francois Morin.
La policía patrulla las calles del centro de Puerto Príncipe para evitar saqueos ©AP Photo/Julie Jacobson

Amnistía Internacional ha alertado sobre la necesidad de proteger a los grupos vulnerables de la violencia sexual.

Amnistía Internacional ha pedido a la ONU que tome medidas para la protección de los derechos humanos y de las personas más vulnerables entre los supervivientes del devastador terremoto que el martes asoló Haití.

Amnistía Internacional ha aplaudido la rapidez y la valentía con que los trabajadores de las Naciones Unidas y los cooperantes en Haití y en todo el mundo se han volcado para ayudar con su esfuerzo humanitario a salvar vidas, desescombrar y restaurar los servicios básicos y las colapsadas infraestructuras del país.  


La organización también ha pedido que se preste especial atención a garantizar el respeto a los derechos humanos y la protección de los niños y niñas en general y en particular de los que han quedado huérfanos a consecuencia del terremoto. Las niñas corren mayor riesgo de sufrir agresiones y abusos sexuales.


“La actual situación de caos que reina en Haití y la vulnerabilidad cada vez mayor de mujeres y niños y niñas crean el caldo de cultivo perfecto para que abusos contra los derechos humanos y delitos como violaciones y abusos sexuales pasen desapercibidos y queden impunes” ha afirmado Gerardo Ducos, investigador de Haití de Amnistía Internacional. “Proteger a los grupos vulnerables de la violencia sexual es tan importante como proporcionarles ayuda humanitaria”.   


Amnistía Internacional ha hecho este llamamiento tras el terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter que el martes asoló Haití dejando miles de muertos tras de sí. Hay miles de personas de quienes nada se sabe y  los supervivientes esperan la ayuda de los donantes internacionales para tener acceso a agua potable, alimentos y atención médica. 

 
Tras la catástrofe, la capacidad del sistema de justicia y de la Policía Nacional para hacer cumplir las leyes se ha visto gravemente comprometida, ya que la mayoría de sus infraestructuras se han colapsado y se desconoce la suerte de muchos funcionarios.   


Antes del terremoto, Amnistía Internacional ya había documentado terribles niveles de violencia sexual contra las mujeres y las niñas en todo el país.


“Antes del devastador seísmo, Haití era incapaz de proteger eficazmente los derechos humanos, y en especial de proteger a las mujeres y las niñas de la violencia sexual. Si no se actúa de inmediato, mientras aún continúan los esfuerzos de ayuda humanitaria, es probable que la situación sólo pueda a ir a peor”, ha declarado Gerardo Ducos.   


Amnistía Internacional expresa sus más hondas condolencias a las familias y los amigos de las víctimas y envía un mensaje de solidaridad con el pueblo haitiano.

 

Más información sobre Haití en nuestro centro de documentación internacional.

FIN/

Cómo puedo ayudar